Bancos del país mueven $22 billones en operaciones por Internet, reveló Superintendencia Financiera

Según el organismo, entre enero y junio se registraron 237,6 millones de operaciones bancarias en Internet, así como transacciones por $4.030 billones.

POR:
noviembre 18 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-18

A pesar de las dudas sobre la seguridad de las transacciones en Internet, las operaciones bancarias en línea ganan terreno lentamente.

El primer reporte de la Superintendencia Financiera sobre el tema indica que en el primer semestre del 2008 se realizaron 237,6 millones de operaciones por este canal.

De esta cifra, 194,3 millones (el 82 por ciento) corresponden a consultas de saldo, que ubican a la Red como el mecanismo número uno para prestar este servicio. Los 43,3 millones restantes corresponden a pago de facturas y movimientos entre cuentas, entre otros usos.

Aunque la cifra de operaciones es ligeramente inferior a la que entregó en su momento la Asobancaria en relación con la primera mitad del año pasado (242 millones), la gran diferencia radica en el monto transado.

Mientras el gremio de los banqueros estimó en 44,6 billones de pesos el dinero movido en Internet a junio del 2007, la Superfinanciera habla de 4.030 billones entre enero y junio del 2008.

Cabe anotar que la Asobancaria llegó a esa cifra mediante encuestas a 13 bancos que poseen el 88 por ciento de los activos del sector, mientras la Superfinanciera se basa en los reportes que recibe de todas las entidades que vigila.

Incentivos

En principio, este tipo de servicios era demandado principalmente por las empresas. De hecho, el grueso de los movimientos y del dinero transado en Internet sigue siendo corporativo.

Por citar solo un caso, la Sucursal Virtual de Bancolombia orientada a las empresas soporta más de 10 millones de transacciones mensuales de más de 51.000 empresas, que por esta vía transfieren fondos y pagan a empleados y proveedores, así como sus obligaciones bancarias, incluidas las de tarjetas de crédito.

Ahora, las personas naturales también están viendo estos servicios como una alternativa muy práctica.

El valor agregado de Internet es el hecho de poder acceder en cualquier momento y en cualquier lugar a la información sobre las cuentas, así como la posibilidad de hacer operaciones por fuera de los horarios de las sucursales. Además, se evitan las filas y los atracos.

Pero lo más importante es que las transacciones por este canal son más económicas. La tarifa por ingresar al sistema no supera los mil pesos, mucho menos de lo que cuesta un trayecto en transporte público para ir al banco.

El uso de este canal también les reduce costos a las entidades financieras, en la medida en que usan menos papel y personal. Por eso, ofrecen incentivos para que sus clientes lo utilicen.

Davivienda, por ejemplo, no cobra el ingreso a los clientes que optan por recibir sus extractos bancarios en su correo electrónico. En el Banco de Bogotá, la Red es el único canal gratuito.

La Gerencia de Gestión Comercial y Canales de Davivienda afirma que en Internet se lleva a cabo la tercera parte de todas las operaciones del banco. Esto, comenta, ha sido posible gracias a factores como la disminución de los precios de los computadores y del acceso a Internet.

Bancolombia y el BBVA Colombia reportan crecimientos de las transacciones en la Web superiores al 25 por ciento en lo corrido del año.

"Los bancos manejamos el dinero de la gente. Es fundamental que nuestros clientes puedan acceder a la información de su dinero y de lo que deben cuando y donde quieran. Si además pueden cumplir con sus obligaciones sin mayor esfuerzo, mejor.

Por eso es importante brindar una gama de alternativas para que puedan realizar sus transacciones con comodidad, pero también con seguridad", dice Marisol Vera, del equipo de Banca Electrónica del BBVA.

En cuanto a la seguridad, además de las recomendaciones tradicionales, como utilizar computadores seguros y no suministrar ningún tipo de información por correo electrónico, se han adoptado medidas como el cumplimiento de estándares internacionales y certificaciones de protección de datos.

Quienes hacen uso de este tipo de herramientas deben contar con al menos dos claves diferentes, una para ingresar al sistema y otra para concretar la operación. Sin contar con que la preinscripción es un proceso que toma tiempo, con el objetivo de minimizar el riesgo de fraude.

En reemplazo del sello se ofrecen comprobantes con un número de operación como soporte del proceso, que puede ser presentado en caso de una reclamación.

Pago virtual de IVA y renta, para marzo

Por estos días, los clientes de algunas entidades bancarias están recibiendo información sobre un nuevo servicio que les ofrecerán próximamente: el pago electrónico de los impuestos nacionales.

Aunque del tema se habla desde hace varios años, y más desde el 2007, cuando un decreto de la Dian introdujo el pago electrónico de las obligaciones tributarias, aduaneras y cambiarias como alternativa, esta posibilidad no se concretaría antes de marzo.

En mayo, la Dian puso a funcionar en el Modelo Único de Ingresos, Servicios y Control Automatizado (Muisca) la plataforma tecnológica para que los bancos pudieran ofrecer este servicio.

Poco a poco, las entidades financieras han implementado los desarrollos tecnológicos en sus sistemas, pero hasta ahora están en el proceso de afinamiento de contingencias.

"Estamos revisando temas como qué hacer si el cliente no se puede conectar o si el sistema falla en medio del proceso. Estos son temas muy importantes", explicó Margarita Henao, del Comité de Operaciones creado por la Asobancaria para gestionar el tema ante la Dian.

Además, se trabaja en la capacitación de los empleados bancarios. Más adelante se hará lo propio con los contribuyentes.

El pago electrónico de impuestos, para el que se preparan 16 entidades financieras, estaría primero al servicio de los grandes contribuyentes, que son los que hoy cuentan con el certificado de firma digital. Paulatinamente se irá implementando para las personas naturales.

Siga bajando para encontrar más contenido