Los bancos quieren más vigilancia pero sin exceso

Con el argumento de que la actual crisis financiera se produjo en gran parte por fallas en la vigilancia que se debe ejercer sobre las entidades de crédito, los banqueros latinoamericanos, agremiados en Felabán, pidieron ayer que los organismos reguladores ajusten su normatividad a las nuevas circunstancias para evitar que esta situación se repita o se profundice, aunque advirtieron que la vigilancia tampoco puede ser excesiva, pues podría afectar las colocaciones de crédito.

POR:
noviembre 19 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-19

Esta es una de las conclusiones de la asamblea anual de Felabán, que terminó ayer en Panamá y que también incluyó un compromiso de los banqueros para mantener los avances que se han logrado en materia de bancarización, así como para ser más transparentes con sus clientes, pues son conscientes de que esa es una de las formas que les permite mantener la confianza en el sistema financiero. Otro compromiso, que fue mencionado, pero en el que no hicieron mucho énfasis es el de reducir los costos de financiación que les cobran a sus clientes, pues son del doble de los de Asia, lo que hace que en promedio solo el 30 por ciento de la población adulta latinoamericana tenga acceso a los bancos (51,9 por ciento en el caso de Colombia), mientras que en Asia es el 70 por ciento. “Más que reducir los costos, lo que se requiere es aumentar la eficiencia, que hoy es una cualidad fundamental. Lo que no puede suceder como consecuencia de la mayor regulación es quitarles a las entidades las herramientas que tienen para fortalecerse patrimonialmente, como por ejemplo regulando las tarifas”, sostuvo el ecuatoriano Fernando Pozo, presidente saliente de Felabán. Su opinión se aplica también a la propuesta del presidente Uribe de regular los costos bancarios para las personas de menores ingresos, al amparo de los decretos de emergencia económica, derivados de las pirámides. Pozo insistió que si la regulación se vuelve muy restrictiva, habrá más dificultades para mantener el flujo de créditos. Los banqueros añadieron que su negocio en la región sigue sólido, líquido y solvente, y que su deber es proteger el patrimonio de quienes les confían sus depósitos, por eso pidieron que se mantenga la economía de mercado. Al término de la asamblea, fue elegido el brasileño Ricardo Villela, como nuevo presidente del gremio. Villela es uno de los directivos del banco Itaú-Unibanco, el más grande de la región, pero se abstuvo de hacer comentarios sobre su entidad, que se sabe tiene intenciones de abrir operaciones en Colombia. PANAMÁ NO TEME POR LAS PIRÁMIDES Pese a que la controvertida DMG tiene operaciones en Panamá hace más de un año, los banqueros de este país no creen que la empresa colombiana pueda generar los mismos problemas en su país, debido a que esta nación centroamericana tiene uno de los sistemas financieros más competitivos de la región, lo que hace que las tasas de interés sean bajas y que prácticamente toda la población esté bancarizada. Alexis Arjona, presidente de la Asociación de Bancos de Panamá, explica que su país tiene 69 entidades para un total de tres millones de habitantes, lo que hace que existan sucursales en todas las poblaciones. Las tasa de interés de las tarjetas de crédito son del nueve por ciento anual y el ahorro se remunera con un cinco por ciento anual, mientras que en Colombia comprar con tarjeta de crédito tiene un costo superior al 30 por ciento y las cuentas de ahorro no pagan más de tres por ciento al año. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido