Inflación y depreciación del peso cederían en el segundo semestre del año: Banrepública

En sus minutas de la reunión de mayo, el Emisor se mostró positivo. Espera que el país crezca 2,5 % este año.

Banrepública prevé que la inflación será superior al 4 %

Archivo Portafolio

Finanzas
POR:
Portafolio
junio 10 de 2016 - 02:21 p.m.
2016-06-10

Lo peor ya habría pasado. Así se podrían concluir las minutas del Banco de la República de su reunión del 27 de mayo, en la que decidió subir la tasa de intervención en 25 puntos básicos, tras identificar choques inflacionarios por parte del Fenómeno de 'El Niño' y la devaluación.

Para el Emisor, la economía colombiana se está ajustando de forma ordenada a los fuertes choques externos registrados desde 2014.

"El riesgo de una desaceleración excesiva de la demanda interna es moderado y persiste un exceso del gasto sobre el ingreso nacional, lo que se refleja en un alto déficit de la cuenta corriente. Por su parte, el aumento de la inflación en lo corrido del año se ha dado por cuenta de la depreciación del peso, por el fenómeno de 'El Niño' y por la activación de algunos mecanismos de indexación", dice el informe del Banco de la República en dónde detalla las causas que llevaron a la entidad de subir, por noveno mes consecutivo, la tasa de intervención. 

En cuanto al futuro inmediato, la perspectiva de la Junta es positiva frente a lo que le espera a la economía local y global.

Según el Banrepública, los choques de los precios de los alimentos y de la depreciación se empezarán a diluir en el segundo semestre, lo que junto con las acciones de política monetaria debería conducir la inflación al rango meta en el 2017.

Así mismo, el equipo técnico mantuvo su proyección de crecimiento de la economía en 2,5% anual para el primer trimestre, contenido en un rango entre 1,8% y 3,2%. Una parte del menor crecimiento frente al cuarto trimestre de 2015 estaría asociado con el efecto de Semana Santa y debería revertirse parcialmente en abril. Para todo 2016 el aumento del producto estaría entre 1,5% y 3,2%, con 2,5% como cifra más probable.

En abril la inflación anual al consumidor se ubicó en 7,93%, con un leve descenso frente a la del mes pasado (7,98%).

La desaceleración se explica por el comportamiento de los regulados y en particular de los servicios públicos.

Los precios de los alimentos siguen aumentando aunque a un ritmo algo menor que en meses pasados. Los de los transables y no transables (sin alimentos ni regulados) también continúan incrementándose. El promedio de los indicadores de inflación básica se mantuvo al alza y se situó en 6,38%.

Además, el banco identificó que en Colombia, en lo corrido del año a marzo, el valor en dólares de las exportaciones cayó 31,8% anual y el de las importaciones 25,1%. En ambos casos se observaron disminuciones significativas en los principales grupos.

En el contexto internacional, en mayo el precio internacional del petróleo continuó al alza y las primas de riesgo se mantuvieron estables en los niveles del mes pasado. Sin embargo, al igual que otras monedas de la región, el peso se depreció, probablemente asociado con posibles incrementos de la tasa de la Reserva Federal más pronto que lo que anticipaba el mercado.

En mayo, en los mercados financieros internacionales los indicadores de volatilidad y las tasas de los bonos de largo plazo de las economías desarrolladas se mantuvieron bajos.

La información más reciente de actividad económica mundial apunta a que el segundo trimestre sería algo mejor que el primero. En los Estados Unidos el consumo de los hogares se habría dinamizado, Europa continuaría con una lenta recuperación, y China seguiría desacelerándose aunque menos que lo anticipado gracias a las políticas de estímulo.