Barack Obama firmó una 'histórica' Ley de reforma a la salud por US$2,5 billones

Tras firmar el proyecto, el presidente de E.U. habló en una ceremonia con legisladores, en la culminación de una campaña de un año que hizo caer sus cifras de aprobación.

POR:
marzo 23 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-23

"Hoy casi un siglo después de intentar, hoy después de casi un año de debate, hoy después de que todas las votaciones han cuadrado, la reforma del seguro de salud se convierte en ley en Estados Unidos", dijo Obama en la ceremonia en la Casa Blanca.

"Estoy convirtiendo esta reforma en ley en nombre de mi madre, que peleó con compañías de seguros aún mientras combatía el cáncer en sus últimos días", dijo Obama.

Los republicanos dicen que su molestia por la aprobación del proyecto, al que se opusieron, podría reducir las probabilidades de trabajar con demócratas en otros ámbitos como la legislación de cambio climático y la reforma de inmigración.

La aprobación del proyecto también permitirá que Obama dedique tiempo a otras prioridades, incluyendo un fuerte impulso para la aprobación en el Congreso de un plan para reformar y fortalecer las regulaciones financieras.  

Asesores han descrito una atmósfera eufórica en la Casa Blanca luego de que la Cámara de Representantes aprobó por un escaso margen la iniciativa, que los analistas habían pronunciado como casi muerta hace sólo unas semanas.  

Obama arriesgó su reputación y traspasó su energía a la aprobación del proyecto, llegando a cancelar un viaje planeado a Indonesia y Australia.  

La reforma extenderá la cobertura de salud a 32 millones de estadounidenses, ampliará el plan de salud de Gobierno para los pobres, impondrá nuevos impuestos a quienes tienen mayores ingresos y prohibirá prácticas como el rechazar cobertura a  personas con condiciones médicas preexistentes.  

Su intensa atención en el tema atrajo las críticas de algunos demócratas que se mostraban preocupados por la posibilidad de que la reforma de salud se estuviera convirtiendo en una distracción de la necesidad de reparar la economía y crear más empleos.  

Pero con un importante logro en sus manos, Obama ahora podrá responder a los críticos que han sugerido que tiene poco que exhibir tras 14 meses en el cargo.

'Sin remordimientos'

'No tengo remordimientos. Ni tampoco tengo temores sobre noviembre debido al resultado de esto', dijo David Axelrod, alto asesor de Obama en el programa 'The Early Show' de la cadena CBS.

Sin embargo, la victoria podría tener un costo. Los estadounidenses se han mostrado poco entusiastas respecto a la reforma y los republicanos esperan aprovecharse de esto en las elecciones legislativas de noviembre, donde buscarán superar o al menos  reducir las mayorías demócratas en el Senado y en la Cámara.

Los republicanos han prometido intentar revocar la reforma al sistema de asistencia médica. "La realidad de esto es que nadie puso atención al pueblo estadounidense durante el año pasado. Y el pueblo estadounidense ha llegado al punto de indignarse por este tema", comentó a 'Today Show' de la NBC Michael Steele, presidente de la Comisión  Nacional Republicana.

La ceremonia posterior a la firma y un viaje planeado de Obama a Iowa el jueves le ofrecerán una oportunidad para celebrar la victoria y para tratar de convencer a los estadounidenses sobre los beneficios de la iniciativa.

La reforma marca el mayor cambio en el sistema de salud estadounidense desde la creación en 1965 del programa Medicare para ancianos y discapacitados, y cumple un objetivo que los demócratas no habían logrado alcanzar desde el intento fallido de reforma del presidente Bill Clinton en 1994.

Siga bajando para encontrar más contenido