¿Más barato que el carbón?

En su edición del 21 de junio, The Economist, presenta un informe especial sobre el futuro de la energía. Según la revista, estamos más cerca de lo que creemos de un inmenso cambio tecnológico en la forma como generamos y usamos la energía. Las alternativas al carbón y el petróleo, ya están en proceso de expansión y si bien, aún hoy no son masivas, todas las tendencias llevan a pensar que en esta generación veremos en operación un mundo que se mueve con una energía muy diferente.

POR:
julio 23 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-23

Dos hechos centrales sustentan este optimismo. Primero: el precio. Los espectaculares aumentos en el precio del petróleo, sumados a la creciente concientización sobre los efectos negativos del cambio climático, están llevando, lentamente, a la imposición de impuestos sobre la generación de gases que afectan la capa de ozono. Esta combinación, altos precios del hidrocarburo e impuestos sobre emisiones, tienen el efecto de aumentar inmediatamente el valor de los combustibles provenientes de petróleo y carbón. En esas circunstancias, las demás alternativas se tornan más competitivas. Segundo, los avances tecnológicos, hacen más probable, en el corto plazo, la masificación de energías alternativas, más limpias y que no dependan de recursos naturales no renovables. El caso más emblemático es la energía eólica. Si bien este tipo de energía produce hoy cerca de un 1 por ciento de la electricidad en E.U., se estima que para el 2020, representará el 15 por ciento. Por eso, la imagen de grandes largas series de astas y turbinas movidas por el viento, generando la energía del futuro es ya una realidad. En la Guajira colombiana, ya podemos ver un ejemplo de estos avances. El mejoramiento en las hélices, así como en las turbinas y los sistemas de trasmisión, están cerrando el valor de este tipo de energía al, todavía más barato, del petróleo y del carbón. La velocidad de esta revolución en la forma como generamos y usamos la energía, depende, en lo fundamental, de los precios. No olvidemos que el carbón sigue siendo, por de lejos, la energía más barata con que se mueve, de forma masiva, el mundo hoy. Por ello, los fundadores de Google, han lanzado una campaña pública para encontrar energía renovable más barata que el carbón. Ellos parten del convencimiento ético de recortar nuestras emisiones de gases que afectan la capa de ozono, pero entienden que ello no sucederá si el mundo no encuentra una forma más barata de producir energía. El camino está marcado, mayores precios del petróleo, impuestos a las emisiones contaminantes y avances tecnológicos. Los precios de los combustibles, nos señalarán la velocidad a la cual recorreremos esa vía. ccaballero@cifrasyconceptos.com '' El camino está marcado, mayores precios del petróleo, impuestos a las emisiones contaminantes y avances tecnológicos.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido