Bayer producirá semillas transgénicas con doble y triple resistencia

Los herbicidas y los resultados de las investigaciones de la competencia son de interés para las nuevas semillas transgénicas de esta multinacional alemana.

Finanzas
POR:
febrero 26 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-02-26

Como una respuesta a la mutación y adaptación de las malezas en las áreas de cultivo, la compañía alemana Bayer CropScience anunció sus nuevos desarrollos en semillas genéticamente modificadas (OGM) o transgénicas. La información se dio a conocer durante la Conferencia Panamericana sobre Maleza, realizada en la ciudad de Miami (Florida), a mediados de este mes.

Durante la jornada académica se presentaron soluciones, en general, nuevas tecnologías diseñadas para combatir la creciente resistencia a los herbicidas como el glifosato y la diseminación de diferentes especies de malezas que han cobrado resistencias a otros herbicidas de uso agrícola.

Por ejemplo, Bayer tiene entre sus planes, para ejecutar durante este año, la producción de semillas transgénicas de algodón con resistencia -simultánea- a los herbicidas formulados con glufosinato de amonio (desarrollo propio) y al glifosato (de Monsanto).

El anuncio es el resultado de la firma, en junio pasado, de un acuerdo de licencia 'cruzada' entre las dos empresas, que les permite compartir sus tecnologías de transgénicos; inicialmente se haría con canola (colza o nabicol), una especie cultivada para producir forraje, aceites vegetales para consumo humano y biodiésel.

Además, a finales del año pasado Bayer compró a la empresa de biotecnología Athenix Corp., para hacerse propietaria de una de las colecciones de genes de Bacillus thuringiensis más completas del mundo, que son necesarios para la transformación genética de plantas. En contraprestación, no solo con Monsanto, sino con otras compañías, Bayer hará una concesión de licencias a otras empresas para el uso de sus desarrollos en biotecnología agrícola.

Hasta hace poco, lo anotado no podía siquiera pensarse en el mercado ni en el mundo empresarial, pues se trata de dos firmas que compitieron codo a codo en el sector agrícola. Sin embargo, este tipo de alianza estratégica no es color de rosa, pues por el lado de las semillas de soya (de las cuales Monsanto es líder) sí habrá competencia por el mercado de esta oleaginosa en los Estados Unidos.

Bayer, en asocio con las compañías MS. Technologies y Mertec, desarrollará una semilla que tendrá tres tipos de resistencia: a los herbicidas glifosato (Roundup Ready) y glufosinato (Liberty Link)y a otros fabricados con unas sustancias conocidas científicamente como inhibidores Hppd. Para el año 2015 estará lista esta semilla de soya con 'triple' resistencia.

Malezas: dolor de cabeza

Según Hermann Stubler, Ph.D en agricultura e investigador de Bayer CropScience, las malezas causan hasta un 34 por ciento de las pérdidas en los cultivos del mundo, lo cual resulta preocupante, mucho más cuando por lo menos el 37 por ciento de los cultivos son susceptibles de ser atacados por malezas, afectándose la producción.

Esto, sin duda, ha sido una oportunidad de negocios para las empresas fabricantes de herbicidas, cuyas ventas anuales, sólo en Latinoamérica, superaron los 14.800 millones de dólares en el 2009. Se considera que la maleza es la más grave de todas las plagas y afecta a todos los cultivos, sin excepción.

Cilia Fuentes, de la Universidad Nacional de Colombia, Ph.D., en plantas y ciencia de maleza, alertó durante la Conferencia que en Colombia hay dificultad para identificar las especies de malezas y así poder trabajar en ellas para reducir su incidencia en los cultivos.

Dijo que no hay rotación de cultivos en los campos como sucede en otros países; no se usa semilla certificada, lo que trae otras malezas; además, destacó que los arroceros no son dueños de las áreas sembradas y una vez se cosecha, estos no se tratan de forma adecuada.

La experta citó un estudio hecho hace cuatro años en que se detallaba que las áreas sembradas con arroz estaban infestadas de maleza. Por último, Fuentes consideró que lo más importante es apoyar a los agricultores, educarlos para trabajar con este problema y aplicar un programa de educación para los técnicos agrícolas.

Licenciamiento de resultados

Los desarrollos en biotecnología agrícola anotados no pueden hacerse todos en los laboratorios de una sola empresa, pues esto representaría trabajo 'doble' para descubrir lo que otras compañías han hecho. Para esto, como estrategia comercial, se han dado las concesiones de licencias de uso de la biotecnología, lo que permite compartir, en el caso de las semillas transgénicas, protocolos de investigación y genes.

Por ejemplo, entre 2007 y 2009, por lo menos cuatro acuerdos de licenciamiento firmó Bayer con igual número de compañías, entre ellas Monsanto. Bayer dice que esto tendrá un potencial de negocios por algo más de 500 millones de euros.

Otro acuerdo 'famoso' lo firmaron hace seis meses Monsanto y Dow Chemical para el desarrollo del maíz transgénico SmartStax. Este, combina genes para e1 control de malezas con las tecnologías Roundup Ready 2 y Liberty Link; el control de los insectos -sobre el suelo- con las tecnologías Herculex I y VT-PRO esta última contiene dos genes para el control de insectos lepidópteros y control de insectos -bajo el suelo- que integra las tecnologías YieldGard VT Rootworm/RR2 y Herculex RW.

Con información de Bayer Cropscience

(www.bayercropscience.com) y Monsanto (www.monsanto.com)