BCE mantiene tasas en en 4,25% y reduce pronósticos de crecimiento europeo en 2008 y 2009

La decisión del Banco Central Europeo (BCE) se debe a la preocupación por la elevada inflación de la Eurozona, y la posibilidad de que esta caiga en recesión.

POR:
septiembre 04 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-04

El consejo de gobernadores del BCE discutió "una sola opción", mantener las tasas sin cambios, y adoptó la decisión "por unanimidad", el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet.

La última vez que el BCE modificó sus tasas fue en julio pasado, cuando las subió en un cuarto de punto, a 4,25 por ciento, su mayor nivel en siete años.

El BCE estima que su política actual "contribuirá a alcanzar su objetivo" de estabilidad de los precios, es decir una inflación ligeramente inferior a 2 por ciento a mediano plazo. Esta meta será alcanzada "durante 2010", estimó Trichet.

"No tenemos una orientación" sobre la futura política monetaria, insistió. 

Trichet reconoció que el crecimiento se debilitó a mediados de 2008, a la vez en reacción al fuerte aumento del Producto Interno Bruto (PIB) en el primer trimestre, pero también debido a un frenazo de la demanda mundial e interna, ligado sobre todo a los elevados precios de las materias primas, el petróleo a la cabeza.

Pero el consejo estimó que este "episodio (de debilidad) será seguido de una recuperación progresiva", dijo Trichet.

"Estamos en un bajón en el segundo y tercer trimestre", agregó, pero se negó a decir si esperaba una recesión en la Eurozona, definida técnicamente como dos trimestres consecutivos de crecimiento nulo o negativo.

Trichet consideró que la inflación se halla en un nivel "inquietante", a pesar de la leve caída del mes de agosto, cuando se elevó al 3,8 por ciento interanual.

Advirtió nuevamente contra los riesgos de una escalada de los precios ligada a los efectos de segunda vuelta, y dijo temer especialmente una espiral inflacionista ligada a los salarios.

El BCE también redujo su proyección de crecimiento en la Eurozona de 1,8 por ciento a 1,4 por ciento en 2008, y su previsión de crecimiento para 2009 de 1,5 por ciento a 1,2 por ciento, anunció Trichet.

La inflación de 2008 alcanzaría el 3,5 por ciento, contra un pronóstico anterior de 3,4 por ciento, y el año próximo se ubicaría en 2,6 por ciento, contra el 2,4 por ciento anticipado previamente, añadió.

El martes, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) también revisó a la baja su pronóstico de crecimiento para la Eurozona, a un 1,3 por ciento en 2008, contra un 1,7 por ciento en su anterior estimación.

La economía de los 15 países que integran la zona euro se contrajo un 0,2 por ciento en el segundo trimestre del año, en relación al primer trimestre, su primer decrecimiento trimestral desde la creación del bloque en 1999.

El Banco de Inglaterra anunció el jueves que también mantiene sin cambios su principal tasa de interés, en 5 por ciento.

Siga bajando para encontrar más contenido