Bebidas energéticas de alta tensión Un estudio realizado entre 15 personas mostró que el ritmo cardíaco aumenta entre 5 y 7 latidos por segundo.

Bebidas energéticas de alta tensión Un estudio realizado entre 15 personas mostró que el ritmo cardíaco aumenta entre 5 y 7 latidos por segundo.

POR:
noviembre 13 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-13

Las bebidas energéticas, que han reemplazado la taza de café de la tarde para muchas personas, pueden elevar la presión arterial y el pulso cardíaco, y probablemente no deberían ser usadas por las personas con enfermedades coronarias, dijeron investigadores. La presión arterial de jóvenes adultos saludables sube de 5 a 10 puntos y los niveles de ritmo cardíaco aumentan de 5 a 7 latidos por minuto después de tomar una bebida energizantes, de acuerdo con un pequeño estudio difundido la semana pasada en la reunión de la Asociación Americana del Corazón en Orlando, estado de Florida. Las personas con enfermedades cardíacas o quienes toman medicina para la alta presión sanguínea probablemente deberían evitar estos productos, dijo el investigador principal James Kalus. “Como este fue un estudio en voluntarios saludables, debería considerarse como algo que suscita la preocupación de que tal vez necesitemos examinar este asunto para ver si estas personas deberían estar usando estas bebidas”. Las bebidas energéticas contienen niveles altos de cafeína y taurina, una especie de aminoácido que se encuentra en alimentos como la carne y el pescado. Cada lata de bebida energética en el estudio contenía 80 miligramos de la primera y 1.000 miligramos de la segunda. Los investigadores de este proyecto estudiaron tan solo a 15 adultos sanos, cuyo promedio de edad era de 26 años. El primer día del estudio, los científicos midieron la presión arterial, el ritmo cardíaco y realizaron un electrocardiograma. Los participantes bebieron luego dos latas de la bebida energizante. Los investigadores midieron nuevamente esos indicadores a los 30 minutos, a la hora, a las dos horas, a las tres horas y las cuatro horas después del consumo. El último día del estudio, volvieron a medirles signos a todos los participantes. A las cuatro horas de consumir la bebida energética, la presión arterial sistólica máxima, que es el mayor número de la lectura que representa la presión máxima ejercida por el corazón cuando se contrae, subió 7,9 por ciento el primer día y 9,6 por ciento el último día. La presión diastólica, el menor número de la lectura que representa la presión en las arterias cuando el corazón está en reposo, aumentó 7 por ciento el primer día y 7,8 por ciento el último día a las dos horas de consumir la bebida. Bloomberg

Siga bajando para encontrar más contenido