Bélgica ya tiene su Gobierno tras 18 meses de crisis política

El rey de los belgas, Alberto II, nombró ayer en la noche como primer ministro al socialista francófono Elio Di Rupo, poniendo fin así a la más prolongada crisis política de Bélgica, convertido en el país que pasó más tiempo sin Gobierno en el mundo.

POR:
diciembre 06 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-12-06

Di Rupo, de 60 años, es el primer francófono en dirigir un gobierno de Bélgica desde hace más de 30 años, y el primer socialista en este cargo desde 1974 en una Europa dominada por los líderes conservadores. Será también uno de los pocos jefes de Gobierno en el mundo abiertamente homosexual. El nuevo jefe del gobierno belga, que sucede al democristiano flamenco Yves Leterme, sus 12 ministros y seis secretarios de Estado prestarán juramento este próximo martes, precisó el comunicado del Palacio Real. Bélgica, tironeada por reivindicaciones autonomistas flamencas, estaba sin un Gobierno de pleno ejercicio desde abril de 2010. Una carencia de duración récord en el mundo. Las negociaciones, que se llevaban a cabo desde las elecciones del 13 de junio del 2010, es decir más de 18 meses, tropezaron durante mucho tiempo contra las divergencias entre los partidos flamencos, mayoritarios en Bélgica, y los francófonos, a tal punto que llegó a plantearse inclusive el desmembramiento del país. Elio Di Rupo presentará su declaración de política general ante los diputados el miércoles, lo que le permitirá asistir jueves y viernes a la cumbre de la UE en Bruselas. La Cámara de diputados debe votar la confianza al nuevo Gobierno el sábado. A la división lingüística del reino se agregó una división política creciente entre el norte flamenco, resueltamente anclado en la derecha, y el sur francohablante en Valonia, que se sitúa en la izquierda. En el trasfondo de la crisis está el hecho de que los flamencos, 60% de la población, tienen la sensación de pagar por los francohablantes, más pobres y acusados de no hacer los esfuerzos necesarios para mejorar la situación económica. Fue finalmente la crisis de la deuda en la zona euro que obligó a las dos grandes comunidades a llegar a un acuerdo. La agencia de calificación financiera S&P rebajó la nota crediticia de Bélgica obligando a los partidos, que se oponían sobre temas presupuestarios, a hallar un compromiso.HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido