El BID le apuesta a la seguridad vial en Colombia

Al ‘Diagnóstico de seguridad vial en América Latina y el Caribe’ se suma un crédito por 10 millones de dólares para inversión en prevención vial.

POR:
noviembre 21 de 2013 - 08:56 p.m.
2013-11-21

En años recientes, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se ha convertido en adalid de la seguridad vial en América Latina desde que presentó un estudio que diagnosticaba el estado de la accidentalidad en las carreteras de la región.

El estudio ‘Diagnóstico de seguridad vial en América Latina y el Caribe: 2005 – 2009’ se convirtió en un referente que analiza los aspectos institucionales, de financiación, planes de seguridad vial, estadísticas de siniestros, infraestructura, parque vehicular, políticas educativas y de formación vial, legislación y normatividad.

Y a eso se suman los 10 millones de dólares que el BID le prestó a Colombia, que irán directo a la Política Nacional de Seguridad Vial, con el fin de contribuir a la reducción del número de víctimas mortales y lesionados causados por accidentes de tránsito.

Así, los datos del diagnóstico de seguridad vial del BID encendieron las alarmas al identificar que la región (América Latina y el Caribe) tiene una tasa de mortalidad y siniestralidad de casi 17 por cada 100 mil habitantes, casi el doble del promedio mundial y muy por encima de la registrada en países de alto ingreso.

Según el estudio, la mitad de las muertes en los países estudiados ocurren en zonas urbanas y entre grupos de alta vulnerabilidad, como motociclistas, ciclistas, peatones y personas que utilizan otros medios de transporte no motorizado, lo cual se suma a la tragedia para los heridos y familiares. “Esto también genera una importante demanda en la atención prehospitalaria y de trauma, además de una sobrecarga para los servicios de salud y un alto costo para toda la sociedad”, reza el informe.

Adicional a ese estudio, el BID redactó la ‘Guía BID de apoyo a proyectos de seguridad vial’, que gira alrededor de objetivos específicos y propone medidas para mejorar la seguridad vial desde una perspectiva integral, que contempla factores relacionados con infraestructura, usuarios de las vías, vehículos, leyes, instituciones y entes de control.

La guía permite consultar deficiencias y soluciones en seguridad vial y valorar y plantear soluciones según las condiciones de los proyectos de infraestructura y transporte colectivo, por medio de un diagnóstico detallado, que permite identificar los problemas que se presentan con más frecuencia.

PUNTOS CRÍTICOS

En esta, la ‘Década de la Seguridad Vial (2011-2020)’ en el mundo, puesta en marcha por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU y la Organización Mundial de la Salud (OMS), el documento del BID puede ser adoptado por cada país, según sus propias condiciones, normas y regulación, y gracias a ello en Colombia fue posible identificar los ‘500 principales puntos críticos de accidentalidad vial’.

Dicha señalización consiste en demarcar con estrellas negras cada uno de los carriles de los accesos a dichos puntos y los sardineles con estrellas de 10 centímetros en los pasos peatonales de los puntos urbanos más críticos.

Adicional a esto, los sitios de mayor accidentalidad en las carreteras son señalados con vallas reflectivas y las autoridades cuentan con material gráfico (fotos y videos) de esas zonas, además de la descripción de las condiciones físicas y del entorno del sitio crítico, la señalización, la iluminación, las características de los accidentes, las condiciones de operación, la composición vehicular y la descripción de los usuarios de la vía, entre otros.

Una vez se tienen los datos relevantes de cada sitio, con respecto de los niveles de accidentalidad, a la información –que se publica en el sitio web del Fondo de Prevención Vial– se le hace seguimiento para saber si hay evolución favorable después de un tiempo.

De igual forma, la información se comparte con las autoridades responsables de la infraestructura, para que sea posible reducir la accidentalidad al momento de diseñar nuevas vías o actualizar las ya existentes.

AUDITORÍAS DE SEGURIDAD VIAL

Estas iniciativas fueron implementadas por el Fondo de Prevención Vial luego de los buenos resultados obtenidos y están disponibles para que las entidades ejecutoras de proyectos viales nacionales y regionales las utilicen a discreción, pues aún no son de carácter obligatorio.

Las Auditorías de Seguridad Vial (ASV) se aplican a diferentes proyectos, como los de transporte masivo que se vienen adelantando en Colombia, tanto en las fases de planeación como en las de ejecución.

Tales auditorías hacen parte del convenio Masivo Seguro, un acuerdo firmado entre el Ministerio de Transporte, el Banco Mundial y el Fondo de Prevención Vial, y se encarga de hacerles auditorías al sistema TransMilenio, en Bogotá, tanto en la calle 26 como en la carrera 10, así como a los sistemas Metroplus, en Medellín; Metrocali, en Cali; Transmetro, en Barranquilla; Transcaribe, en Cartagena; y Metrolínea, en Bucaramanga.

Siga bajando para encontrar más contenido