El bienestar también debe ser medido

Si bien los coletazos de la crisis financiera internacional pueden provocar signos de estancamiento y recesión en el aparato productivo nacional, lo que ocurre con el bienestar personal de los trabajadores también puede llevar a deterioros progresivos en el clima empresarial y en los resultados económicos de las organizaciones, de acuerdo con los resultados de una encuesta de la Federación Colombiana de Gestión Humana, Acrip.

POR:
noviembre 29 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-29

“El equilibrio que el ser humano desarrolla entre sus vínculos con los diferentes ámbitos donde se desempeña: familia, trabajo, vida social, y los diferentes roles que debe ejercer como trabajador, padre, hijo, amigo, al no combinarse de manera adecuada, en algunos casos puede producir grandes daños, tanto para la persona como para la organización. El impacto en los resultados económicos de la empresa es muy grande y no siempre se refleja en el balance contable”, dice el presidente del Consejo Directivo de Acrip Colombia, Iván Arenas Jaramillo. De acuerdo con el estudio, 29 por ciento de los encuestados es menor de 30 años, un 35 por ciento tiene entre 30 y 40 años, 25 por ciento entre 40 a 50 años y 11 por ciento corresponde a los mayores de 50 años. La mayor cantidad de los encuestados (el 64 por ciento) es de Bogotá, mientras que el 36 por ciento restante se distribuyó entre Barranquilla, Medellín, Cali y Pereira. El 65 por ciento de la muestra son mujeres y el 35 hombres. En cuanto al nivel jerárquico, 62 por ciento dice tener personal a cargo y un 38 por ciento, no. Los encuestados que, además de trabajar, estudian, representan 18 por ciento de la muestra. Y no es que muchos se sientan bien con sus trabajos: el 92,42 por ciento de los encuestados manifiesta tener síntomas de cansancio y agotamiento. Esta tendencia se acentúa en los menores de 40 años. Más del 70 por ciento manifiesta no sentirse feliz y energizado por su trabajo Para Arenas, el resultado de la encuesta es el reflejo de una situación en un momento determinado, con resultados que pueden ser capitalizados en beneficio de las personas y de las organizaciones, ya que “es un buen negocio trabajar en programas de prevención y analizar las causas organizacionales que contribuyen a generar estos problemas”. '' Cada generación tiene una forma distinta de comprometerse con la organización”. Tabakman LOS DESAFÍOS CAMBIOS EN RECURSOS HUMANOS. A juicio de Javier Tabakman, de Mercer, en estos tiempos las organizaciones se enfrentan a seis retos fundamentales en recursos humanos: atracción y retención de talento de diferentes generaciones (que puede hacerse a través de incentivos no solo en materia de salario sino de motivación), alineación de la estructura de recursos humanos para el desarrollo, globalización, análisis de cómo está organizada su área de recursos humanos, recursos como agente de cambio de la organización y métricas (cómo encontrar los parámetros adecuados para medir resultados). Otro de los retos es poder tratar al personal de distintas generaciones diferente en lo que es distinto e igual en lo que es. Implica conocer a fondo los intereses de las distintas generaciones. “Prioridades como el respeto, por ejemplo, son iguales para todos”, dice Tabakman. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido