Bienestar del empleado también es responsabilidad social

Bienestar del empleado también es responsabilidad social

POR:
diciembre 20 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-12-20

k Mauricio Romero k Editor Portafolio.co El estadounidense AON es el primer corredor de seguros, reasegurador y consultor de riesgos del mundo, cuya casa matriz está ubicada en Chicago, EE. UU. Con la adquisición de la firma Hewitt el año pasado, por 4.900 millones de dólares, AON ofrece consultoría de alto nivel para empresas en, por ejemplo, mejorar los perfiles de los empleados según el cargo que desempeñen, así como salarización y medición del compromiso de los empleados, control y asesoría. Para José Luis Plana Villaroel, presidente de la compañía en Colombia, quien asumió el cargo hace cuatro meses en reemplazo de Camilo Sáiz Bejarano, el único presidente hasta ese momento -desde 1994 y quien ahora se desempeña como presidente de la junta directiva-, dijo que es fundamental pensar en el bienestar de los empleados porque ellos constituyen el recurso humano que se traduce en el crecimiento de cualquier compañía. En ese sentido, el ejecutivo recordó que los programas de responsabilidad social deben estar trazados en primer lugar para favorecer a los colaboradores. ¿Qué papel juegan los recursos humanos en materia social? Hay que recordar que nosotros no somos 'head hunters', pero sí les ayudamos a las empresas a mejorar los perfiles, según el cargo, a desarrollar líderes, y crear planes de beneficios para los empleados. Apoyamos planes para que las personas compren días de vacaciones y se les descuente por nómina, así como flexibilizar horas de trabajo y desarrollar planes de carrera. En ese sentido apuntan las iniciativas de responsabilidad social. ¿Qué es lo más importante de una empresa? El recurso humano. ¿Cómo hacer para cuidar ese recurso humano? Hay que cuidar a las buenas personas al máximo y capacitar a los líderes para que las incentiven. Está comprobado que los empleados de alto nivel se van o se quedan en su empleo según su relación con el jefe, pues la motivación va más allá del salario, y parte de ese incentivo es que la compañía haga planes de carrera para sus empleados, y que el jefe se siente a tener una conversación seria con su colaborador y lo retroalimente, ojalá una vez al mes. ¿Qué falta para lograr esos incentivos? Se necesita voluntad de la cabeza de la compañía y capacitación de los líderes. Hay que hablar más de las personas que del mismo negocio. La gente está más al día y sabe el detalle mejor que el jefe y son quienes empujan a una compañía. Además, cuando hay un equipo bien entrenado y motivado -con beneficios adicionales- el jefe puede delegar mejor e incluso permanecer más tiempo fuera de la oficina sin que se le caiga el negocio. ¿Ya ofrecen la consultoría de recursos humanos? Será en el primer trimestre del 2012, cuando Hewitt llegue a Colombia, la cual operará como una división de AON Colombia. ¿Tienen planes de expansión? Dado que Colombia es un país muy importante para la casa matriz, la idea es descentralizarnos un poco de Bogotá, donde somos muy fuertes, y servir los mercados de Cali, Barranquilla y Medellín. Para la compañía, Colombia es el tercer mercado más importante de América Latina, después de Brasil y México. ¿Cómo le va a AON Colombia? Tenemos inversiones muy grandes dentro de la compañía, en el aspecto tecnológico y de modernización de procesos, y hemos tenido un crecimiento sostenido en los últimos años, que en el 2011 sería de un 15 por ciento y la tendencia se mantendrá para el año entrante. ¿Cómo presidente, qué retos tiene? El reto inmediato es que operativamente la compañía se beneficie de las inversiones que estamos haciendo y que la tecnología nos ayude a mejorar los procesos internos. El segundo reto es abarcar comercialmente mejor el país y que dejemos de estar tan centralizados en Bogotá, que sea una firma más plural, más nacional, sobre todo en las cinco principales ciudades. El tercer tema es nuestra obligación con el país como empresa para apoyar el crecimiento de la economía y la infraestructura y acompañar a las empresas en traerles productos más sofisticados, que ya funcionan en países desarrollados y que aquí podrían enriquecer el portafolio y la competitividad.

Siga bajando para encontrar más contenido