‘Biocombustibles, culpables de alzas’

Misteriosamente, del escritorio de Don Mitchell, un economista del Banco Mundial, salió un informe oficial de la entidad, el cual fue terminado hace dos meses, que concluye que los biocombustibles son los responsables del 75 por ciento de las alzas que han registrado los alimentos en el mundo, especialmente, los transados en las bolsas de granos, como el arroz, el trigo, la soya y el maíz.

POR:
julio 07 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-07

El estudio en referencia, publicado el pasado viernes por el periódico británico The Guardian, da cuenta que, por este motivo, más de 100 millones de personas en el mundo han caído por debajo de los límites de pobreza en los últimos años. Supuestamente, el informe no lo dio a conocer el Banco Mundial para evitar algún confrontamiento entre los gobiernos estadounidense y europeo, pues en la versión, los Estados Unidos dan cuenta que la incidencia de los biocombustibles en los precios de los alimentos es solo del tres por ciento. Sin embargo, el estudio de Mitchell dice que los precios de los alimentos se han incrementado en 140 por ciento desde el año 2002 y apenas el 25 por ciento de las causas de los altos precios se deben a factores comunes en la actividad agrícola como los fertilizantes (relacionados con el precio del petróleo) y los efectos climáticos de las zonas de cultivo, como las sequías o las inundaciones. Por último, Mitchell, también culpó a los subsidios entregados por los gobiernos para que los cultivadores destinen más áreas a la siembra de granos, aptos para la producción de biocombustibles. La fecha de publicación del informe filtrado a la prensa coincidió con una intervención de Jacques Diouf, director de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), quien señaló ante el Parlamento Europeo en Bruselas, que el número de víctimas del hambre en el mundo aumentó en 2007 en unos 50 millones de personas, como resultado de los elevados precios de los alimentos. Diouf afirmó que la crisis actual obedece a una combinación del aumento de la demanda de productos agrícolas -debido al crecimiento demográfico-, el desarrollo económico en los países emergentes, la rápida expansión de los biocombustibles y la escasez de suministros al verse la producción afectada negativamente por el cambio climático, en particular la sequía y las inundaciones Estas tendencias se ven agravadas por las medidas restrictivas aplicadas por algunos países exportadores para proteger a sus consumidores y la especulación de los fondos de alto riesgo, indexados y de otros tipos en los mercados de futuros. Según el director de la FAO, los elevados precios de los insumos agrícolas son un obstáculo para el aumento de la producción agrícola en los países en desarrollo. “De enero de 2007 a abril de 2008, los precios de estos insumos crecieron a un ritmo muy superior al de los alimentos”, señaló. Para reducir el número de personas mal nutridas en el mundo y satisfacer la demanda creciente, es preciso doblar la producción alimentaria mundial antes de 2050, concluyó.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido