Biotecnología debe favorecer a los más pobres, dice la FAO

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) pidió dejar de centrar el debate sobre las biotecnologías en los organismos genéticamente modificados (OGM) y hacer más accesible a los pequeños productores de los países en desarrollo las herramientas tecnológicas que existen.

Finanzas
POR:
marzo 04 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-04

“La biotecnología moderna y convencional ofrece potentes herramientas para el sector agrícola, incluyendo la pesca y la silvicultura, pero no han tenido un impacto significativo en la vida de la gente en la mayoría de los países en desarrollo”, dijo el director adjunto de la FAO, Modibo Traore, al inaugurar una conferencia técnica en México sobre biotecnología. En la cita, que reúne a científicos, sector privado, ONG, fundaciones y la FAO, se quiere mostrar cómo las biotecnologías contribuyen a fortalecer la seguridad alimentaria, preservar el medio ambiente y modificar las condiciones ante el cambio climático. También, que pueden ser útiles para mitigar el hambre y la malnutrición en el mundo, que afecta ya a una de cada seis personas. Además se espera que los resultados de los trabajos sirvan para capacitar a los países menos desarrollados sobre cómo utilizar la biotecnología en su beneficio, así como para ampliar sus estrategias nacionales para erradicar el hambre y aliviar la pobreza. Además de las semillas genéticamente modificadas (OGM) o transgénicas, Las innovaciones biotecnológicas en agricultura incluyen variedades híbridas de arroz que han logrado doblar el rendimiento de este cereal, el uso de la inseminación artificial y los embriones para elevar la productividad de las vacas lecheras y el uso de métodos basados en el ADN para detectar enfermedades de los camarones de cultivo. Sin embargo la mayoría de las biotecnologías no pueden explotarse plenamente ya que “a menudo se hace énfasis únicamente en los OGM, lo que eclipsa el resto de las biotecnologías y su contribución potencial a la agricultura. Además, las sinergias entre el sector público y privado están todavía por aprovechar”, subrayó Traore. ADRVEG