Bloquean créditos a los proveedores de automotrices General Motors y Ford

Los principales aseguradores de crédito no darán sus servicios a los proveedores del mercado automovilístico que tengan créditos con los fabricantes en dificultades General Motors (GM) y Ford.

POR:
noviembre 14 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-14

Eso, según afirmaciones de 'The Financial Times'. "Euler Hermes, Atradius y Coface, que controlan más del 80 por ciento del mercado mundial de seguros de crédito, se niegan a suscribir pólizas de seguro a los proveedores de GM y de Ford", que funcionan otorgándoles crédito, explica el diario financiero, que afirma que GM y Ford "son dos de los más grandes grupos que nunca fueron boicoteados".

La póliza de crédito se emplea para asegurar a los proveedores contra el no pago de sus créditos por parte de las empresas clientes.
   
En medio de la grave crisis que afecta a las empresas automovilísticas estaounidenses, el senador republicano de Iowa, Chuck Grassley, sugirió en carta dirigida a los dirigentes de Ford, General Motors y Chrysler, que reduzcan sus propios salarios para ayudar a enfrentar la situación financiera del sector.
   
Demócratas piden ayuda para el sector

La industria automotriz y los grupos financieros afines lanzaron una campaña para vencer el rechazo de los republicanos y lograr que el Senado apruebe la próxima semana un plan demócrata que concede otros 25.000 millones de dólares en préstamo a las armadoras de Estados Unidos.
   
Los líderes demócratas preparan un proyecto de ley que permitiría tomar parte de los 700.000 millones de dólares del paquete de rescate financiero destinado a Wall Street para entregar créditos de emergencia a las tres principales empresas automotrices a cambio de que el gobierno adquiera una parte de las compañías.
   
Antes de los comicios presidenciales del 4 de noviembre, el Congreso aprobó la entrega de 25.000 millones de dólares en créditos garantizados por el gobierno para que el sector automotor produzca vehículos más eficientes. En la primera semana de noviembre, General Motors Corp. y Ford Motor Corp. Anunciaron malos resultados financieros.
   
Los legisladores impulsarán el nuevo planteamiento en una sesión postelectoral del Congreso a partir del lunes. General Motors, Ford y Chrysler LLC piden fervientemente que el Congreso apruebe la nueva ayuda al afirmar que la desaceleración económica ha hundido las ventas y restringido el crédito.
   
Pero la idea ha despertado la resistencia de los republicanos y del presidente George W. Bush, que se muestran renuentes a entregar más dinero de los contribuyentes al sector automotor.

El líder republicano de la Cámara de Representantes, John Boehner, anunció el jueves en un comunicado que se opondrá a cualquier tipo de préstamos a la industria automotriz.
   
''El gasto de otros miles de millones de dólares de impuestos federales sin promesa alguna de reformar las causas de raíz que han arruinado la competitividad de los fabricantes de automóviles en todo el mundo no es justo para los contribuyentes ni es una buena política fiscal'', indicó Boehner.
   
El líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, representa a Kentucky, donde operan las oficinas centrales de General Motors y de dos plantas de Ford, pero no ha asumido el compromiso de promover los nuevos préstamos.

Su oficina indicó que, en vez de la ayuda, el Congreso debería acelerar la entrega del préstamo por 25.000 millones de dólares aprobado el mes pasado para que las empresas automotrices desarrollen vehículos con una potencia más eficiente.
   
La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, no ha programado todavía la sesión legislativa en que serían debatidos los préstamos, mientras los demócratas tratan de lograr votos para aprobarlos.
   
''Por ahora, creo que no contamos con los votos'', dijo el senador demócrata Chris Dodd, presidente del Comité del Senado sobre Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos.
   
Dodd respaldó la propuesta, pero advirtió que no se debe poner a votación algo que podría fracasar. Sugirió que el Congreso espere la juramentación del presidente electo Barack Obama el 20 de enero para luego tratar de ayuda a los fabricantes de automóviles.
   
La idea fue rechazada por el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, quien dijo que su oficina presionará para que se redacte la propuesta la próxima semana.

Siga bajando para encontrar más contenido