BM recortó sus proyecciones otra vez

Viña del Mar/AFP. América Latina sufrirá este año un impacto fuerte en su economía, con una contracción estimada de entre 2 y 2,5 por ciento, pero el crecimiento volverá en el 2010 (con una expansión de 1 a 2 por ciento), en una recuperación lenta y desigual, según un informe del viernes pasado del Banco Mundial (BM).

POR:
julio 06 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-06

La estimación para el 2009 constituye una revisión a la baja del último reporte del organismo sobre la región emitido en abril, cuando estimó una caída promedio regional de entre 0,5 y 1,5 por ciento contra un crecimiento regional el año previo superior al 4 por ciento. La crisis global, según el informe del BM difundido en el marco de la Segunda Cumbre de Ministros de Hacienda de América y el Caribe, impactará a la región en cinco aspectos: América Latina sufrirá la primera recesión en siete años, aumentarán la pobreza y el desempleo, habrá menos financiamiento externo y disminuirá el monto de las remesas que envían los trabajadores inmigrantes, una vital fuente de financiamiento para muchos países, especialmente México y Centroamérica. La pobreza se incrementará 1,1 punto porcentual, ya que la crisis empujará a más de ocho millones de latinoamericanos a la pobreza. En el 2008, 181,3 millones de latinoamericanos eran pobres. Según el organismo, la crisis será especialmente dura con la clase media, por la caída en la demanda por exportaciones no tradicionales que tienden a emplear trabajadores formales, urbanos y tecnológicamente más avanzados. El desempleo también se incrementará en todos los países junto con una esperada caída en el monto de los salarios y un ascenso de la informalidad laboral. Otro informe revelado también el viernes anterior por la Comisión Económica para América Latina (Cepal) estimó que la tasa de desempleo aumentará en el 2009 en más de un 1 por ciento, desde el 7,4 por ciento registrado en el 2008, con lo que alrededor de 3 millones de trabajadores adicionales quedarán sin empleo. La región enfrentará además un menor financiamiento externo y una caída en el monto de las remesas en un rango de entre 4 y 8 por ciento, enviadas por los cerca de 20 millones de trabajadores latinoamericanos que viven en el exterior, según el informe del BM. La Cepal estima una caída en los envíos de dinero en el 2009 de entre 5 y 10 por ciento. En el 2008 el monto total de remesas llegó a los 60.000 millones de dólares (un tercio de ese dinero fue a México), convirtiéndose en una importante fuente de financiamiento, según datos del BM. La Cepal estima además una caída en las exportaciones regionales de un 11 por ciento, con una disminución mayor para los envíos de hidrocarburos y metales. Preparada ante la crisis La Cepal resalta que América Latina “está mejor preparada para enfrentar la crisis, pero el espacio macroeconómico para implementar políticas contracíclicas es escaso”. Para el BM la crisis representa una oportunidad regional: “Pasado mañana, América Latina puede estar mejor”, señala el organismo, explicando que la crisis global “podría poner a la región sobre un sendero de desarrollo mucho más rápido, y más duradero”.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido