Las bodegas tradicionales se reinventan

La escasez de espacios para oficinas en Bogotá y el crecimiento de la ciudad han impulsado la construcción y adaptación de áreas para bodegas, a lo que se suma el aumento de industrias que hace un par de años no registraban avances.

POR:
mayo 08 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-08

Según la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), el auge inversionista de la economía nacional ha sido determinante en el alza del área licenciada de destinos no residenciales. “De hecho, una mayor formación de capital requiere el respaldo de edificaciones y oficinas, entre otros, y estos son -precisamente- los renglones que han ganado participación, especialmente en los últimos dos años”. Aun así, Camacol prevé una menor tasa de crecimiento en licencias en el 2008 en industria, comercio, oficinas, vivienda y hotelería, pero augura más expansión en el mercado de bodegas. Bogotá es referente de este tipo de proyectos, aunque hay ciudades como Cartagena, Santa Marta, Cúcuta e Ibagué, y regiones como el Eje Cafetero, que les están apostando a las terminales de carga y a los centros logísticos. El arquitecto Francisco Calderón Zuleta, quien ha trabajado en la adecuación de oficinas en las bodegas, señala que en la capital la inversión se concentra en los sectores de Álamos, Engativá, la Avenida Eldorado y la Calle 80, en la vía a Siberia. “Y esto tiene su razón de ser: los empresarios prefieren la cercanía al aeropuerto, especialmente las multinacionales, cuyos ejecutivos en el país y en el exterior buscan estar a 10 minutos del puerto aéreo”, asegura Calderón, quien agrega que esto, de paso, ha ‘jalonado’ el mercado hotelero en la Avenida Eldorado. Sobre la adaptación de espacios para oficinas en las bodegas, el arquitecto agrega que lo que a comienzos del 2000 fue una reacción a la crisis, por la necesidad de disminuir costos, hoy es una tendencia consolidada. De hecho, no solo se destinan áreas para estaciones de trabajo, sino que todo apunta a megaproyectos con hotelería, comercio y entretenimiento. “Hoy, los usos mixtos son un hecho y los requerimientos de los potenciales inversionistas apuntan a aprovechar las grandes alturas, tal como sucede en Estados Unidos o Europa”. El caso de la vía Siberia, al occidente de Bogotá, es especial, pues allí se han concentrado varios parques industriales y, de la mano de la compañía Oikos, se impone el concepto del terminal de carga que recibirá el tráfico pesado que por ley, desde el 2009, no podría ingresar a la ciudad. La idea de los terminales es evitar la entrada de tráfico pesado, destinar sitios especializados para descargar y permitir el acceso a la ciudad en vehículos más pequeños. No se trata de un simple lugar de paso o escala. Por ello, la mayoría de los proyectos contemplan la integración de servicios para atender a los visitantes. Esta dinámica también está ligada a la evolución de las zonas francas que según Jorge Cardona, especialista en el tema, son una necesidad para lograr competitividad. “Colombia tiene acuerdos comerciales consolidados con varios países; por eso los inconvenientes del TLC con Estados Unidos no deben frenar los negocios que se transan con otras naciones, así sean en menor proporción. Cardona advierte que actualmente se siguen construyendo espacios para bodegas, en los cuales pueden invertir empresas de diversas características y sectores, pero faltan áreas especializadas. “El caso de Intexmoda -que se construirá entre Cota y Funza (Cundinamaca)- es ejemplo de ese tipo de proyectos. Allí se destinarán áreas exclusivas para los textiles y las actividades afines, y esto incluye sitios para bodegas y comercio, centro empresarial y hotel”, anota Cardona, quien considera positivo que muchos industriales sigan el camino de asociarse en redes para hacer su propio parque empresarial, a través de clusters en zonas francas permanentes. ESTABILIDAD JURÍDICA “A la fecha se han presentado 23 solicitudes de declaratoria de zona franca al amparo del Decreto 383 del 2007”, asegura Jorge Cardona, de Intexmoda, quien recuerda que se han declarado 14 nuevas zonas francas y autorizado 2 ampliaciones de área de las de Bogotá y Rionegro (Antioquia). Agrega que no se imagina ninguna zona franca ni parque industrial que a la fecha no esté tramitando la estabilidad jurídica y tributaria, y recuerda que se han recibido 44 solicitudes para suscribir contratos tras ese fin, de los cuales se han aprobado 20 y firmado 9. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido