Bogotá en la encrucijada

Una profundización de la crisis que afecta a Bogotá tuvo lugar ayer, cuando el procurador general de la Nación, Alejandro Ordóñez, decidió suspender por tres meses al alcalde de la ciudad, Samuel Moreno Rojas.

POR:
mayo 04 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-05-04

En su determinación, el encargado del ente disciplinario señaló que el burgomaestre sería responsable por su presunta omisión en el deber, en la ejecución de varios proyectos viales. Si bien faltan varios pasos legales, incluyendo la presentación de una tutela y de un recurso de reposición, todo sugiere que la suerte del mandatario capitalino está echada. Por ahora, las especulaciones tienen que ver sobre las posibilidades de que Moreno vuelva al cargo una vez se cumplan los 90 días fijados o si tendrá lugar una prolongación del castigo que le impida entregarle el mando a quien resulte elegido en las elecciones de octubre. Pero más allá de lo que ocurra, es evidente que el terremoto político ya tuvo lugar. Para comenzar, la dinastía que comenzó con la Alianza Nacional Popular de Gustavo Rojas Pinilla está cerca de terminar, debido a lo sucedido con el Alcalde y a la detención de su hermano, el senador Iván Moreno. Al mismo tiempo, el futuro del Polo Democrático se encuentra comprometido por los escándalos que han afectado su imagen. Por otra parte, el alegato de la Procuraduría genera más de una inquietud. ¿Quiere decir eso que una obra atrasada será motivo en el futuro para sancionar a los funcionarios públicos? Mientras esa duda se resuelve, también los bogotanos entran en una etapa de interinidad inconveniente. No sólo la calidad de vida en la capital se ha deteriorado, sino que ahora se va a demorar la llegada de quien debe liderar una labor de recuperación que es urgente. ricavi@portafolio.coHELGON

Siga bajando para encontrar más contenido