Bogotá se rajó en las metas de construcción

Bogotá se rajó en las metas de construcción

POR:
diciembre 16 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-12-16

De algo más de 80 mil viviendas que la administración distrital prometió construir, sólo 37 mil se han iniciado, con el agravante de que a los problemas de la falta de suelo y la tramitología se suman otras trabas. Según Sandra Forero, gerente de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), Bogotá – Cundinamarca, las demoras para la adopción de los planes parciales persisten, a lo que se le debe agrega “la lentitud de los trámites ante la Corporación Autónoma Regional (CAR) y la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (Eaab), que –entre otros– frenan la intención de desarrollar vivienda, especialmente de interés social (VIS)”. “Concertar planes parciales ante la CAR puede demorar algo más de un año; igualmente, se presentan limitaciones con los permisos de revertimientos”, asegura Forero. “Con la EAAB la situación no es diferente. A pesar de que los constructores asumen una tarifa para incorporar las redes no hay quien las haga. Igualmente, hay trabas con los planes parciales, pues existen muchos listos pero sin el servicio”, anota la dirigente. Con este panorama se le está sirviendo en ‘bandeja de plata’ el mercado a los piratas. De hecho, Camacol identificó, durante los tres años de la administración local, más de 23 mil ocupaciones ilegales que van en contravía de la gestión de los desarrolladores formales, los cuales construyeron algo más de 63.491 unidades este año. Y es una situación que merece atención, pues el próximo año se prevé el crecimiento de la demanda, pero no se ven mecanismos para atenderla. Vale recordar que en el 2009 fue de 143 mil viviendas y este año, de 193 mil. Forero reconoce que los macroproyectos de vivienda de interés social han sido claves, especialmente los de Soacha que sumarían 20 mil unidades para completar las 100 mil que están rezagadas. “Atendiendo una apreciación de la administración que dice que contrario a lo que la mayoría piensa, Bogotá sí tiene suelo, entonces nuestro llamado es a que a esa tierra en ‘pausa’ (cerca de 3.400 hectáreas) llegue alguien a ponerle ‘play’”, enfatizó la gerente regional de Camacol, quien, de todas formas, agregó que el 2011 será un buen año si las tasas siguen bajas, si los subsidios a la tasa de interés cumplen su cometido de impulsar la solicitud de créditos y si los precios logran estabilizarse. Forero también se sumó a la iniciativa del Gobierno de atar el subsidio familiar al crédito para que los compradores logren el cierre financiero y puedan adquirir vivienda, y adviertió que, para el caso de Bogotá, es imprescindible una decisión contundente respecto al Plan Zonal del Norte. “Es la única oportunidad de desarrollo seria, pero se ha dilatado a pesar de las buenas intenciones”, señaló la dirigente gremial. “Como sea, el próximo año tendremos que comprometer con el tema a los candidatos que buscarán la alcaldía de Bogotá”, dijo. Otros usos, de ‘capa caída’ Los datos de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) reportaron una caída de la dinámica en otros usos a octubre. La construcción de bodegas disminuyó 23 por ciento; la de locales, 76 por ciento, y la de oficinas y otros, 19 y 2 por ciento, respectivamente, para una caída total de 37 por ciento. “Pero es sano que no se desborde la construcción para evitar la sobreoferta”, dijo Camacol. ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido