En Bogotá vive la mitad de los ricos del país

Según las estadísticas de la Dian, en todo el país, 88.395 contribuyentes se metieron la mano al dril y mostraron tener el rótulo de ricos, al pagar el impuesto a la riqueza.

En Bogotá vive la mitad de los ricos del país

Archivo particular

En Bogotá vive la mitad de los ricos del país

Finanzas
POR:
julio 02 de 2015 - 08:11 p.m.
2015-07-02

Si el mundo cuenta con la lista Forbes, donde se incluyen las personas con una fortuna superior a 1.000 millones de dólares, Colombia tiene el escalafón del impuesto a la riqueza, que muestra las regiones en las que hay más ricos, teniendo en cuenta que pagaron el tributo que grava patrimonios superiores a 1.000 millones de pesos.

Una vez se creó este impuesto, en el 2014, la estimación del Gobierno era la de recaudar 4,85 billones de pesos, provenientes de 32.072 personas jurídicas (empresas) y 52.075 personas naturales.

Las cuentas pasaron por ahí, pues, según las estadísticas de la Dian, 88.395 contribuyentes se metieron la mano al dril y mostraron tener el rótulo de ricos. Claro está, dentro de las cifras entregadas por la entidad recaudadora se incluye a los que pagaron el llamado impuesto de normalización tributaria, establecido para atraer a aquellos colombianos que hasta ahora no han dejado ver sus recursos (activos omitidos) y, por lo tanto, no están aportando los impuestos que les corresponden según sus ingresos.

Con ese mecanismo, el recaudo ascendió a 279 mil millones de pesos, teniendo en cuenta que los contribuyentes de mayores ingresos reportaron 2,8 billones de pesos que antes omitían (1,5 billones de pesos fueron normalizados por personas naturales y los restantes 1,3 billones por personas jurídicas).

Esto habría ayudado, en parte, a que la meta de ingresos a mayo, del impuesto a la riqueza, se esté cumpliendo en un 107 por ciento, con un recaudo total de 2,7 billones de pesos, frente a la perspectiva de 2,5 billones para ese mes.

Si bien mejoró la cifra de tributantes de la riqueza, frente a los que pagaban la versión anterior de este tributo (patrimonio), pues en el 2011 eran solo 50 mil, los ricos siguen siendo escasos.

Bogotá, por ejemplo, que por tamaño y concentración del desarrollo es la puntera de la riqueza, tuvo 44.320 contribuyentes del impuesto a las altas fortunas, lo que constituye casi la mitad del total. Mientras tanto, en el extremo opuesto se ubicó Mitú (Vaupés), con 4 ricos. Esta ciudad le quitó el puesto a Inírida que tenía 2 y ahora cuenta con 7 contribuyentes del costoso impuesto.

Le sigue Medellín que, si bien está en el segundo lugar, mantiene una amplia distancia con la capital del país. Solo se reportaron 14.513 ricos.

De ahí en adelante, las cifras de aportantes del impuesto a la riqueza caen estrepitosamente. Por ejemplo, en Cali, solo pagaron 6.144 contribuyentes; en Bucaramanga 3.380 y en Barranquilla 3.151.

La dinámica de este tributo sigue dispar con la realidad de la riqueza pues el país ha venido creciendo y hoy tiene un producto interno bruto que vale más de 700 billones de pesos. Solo en predios Colombia vale más de 600 billones de pesos y hay ciudades que han llamado la atención por años, porque a pesar de tener ‘a ojo’ al menos 2.000 viviendas lujosas, de más de 1.000 millones de pesos, solo reportan 554 contribuyentes de renta, como Santa Marta.

Se sabe que en el país la ecuación según la cual, el 1 por ciento de la población más rica concentra el 20 por ciento del ingreso, y que ese mismo grupo concentra cerca del 40 por ciento de la riqueza total de Colombia, no ha cambiado. La concentración del dinero sigue en manos de pocos y el pago de impuestos también.

En algunas ciudades, como Villavicencio, los tributantes del impuesto que grava los ingresos más altos fueron 1.144, lo que podría ser razonable, teniendo en cuenta que esta es una ciudad en desarrollo.

Cartagena, en esta oportunidad, reportó 1.450 ‘dolientes’ del tributo a la riqueza, lo que también implica una mejoría, pues hace cuatro años era apenas la tercera parte de esta cifra.

Las ciudades que se disputan la cola del escalafón siguen siendo las mismas. San José del Guaviare (16 contribuyentes); Inírida, Puerto Carreño y Mitú.

PARA ALGUNOS EL RECAUDO CAYÓ

La subida del impuesto a la riqueza debería ser motivo de bombos y platillos en el país porque entre más recursos se muevan, más plata debería ir a parar a la bolsa que recauda impuestos, donde se debería aportar según los ingresos.

No obstante, el recaudo del impuesto a la riqueza sigue sin reflejar bonanza y la movilidad social (los pobres pasan a la clase media y la clase media empieza a ser rica) de la que se habla en el país.

Para algunos analistas, el recaudo no estuvo tan pujante como indicó la Dian. Según Mario Alejandro Valencia, de la red de justicia tributaria, “las cifras preliminares de la Dian dan cuenta de que en los primeros cinco meses del año, el impuesto al patrimonio (definido así en las estadísticas de recaudo), ha recaudado 83.876 millones de pesos, cifra inferior en 96,1 por ciento a lo recaudado durante el mismo periodo de 2014, cuando reunió cerca de 2,16 billones de pesos. Además de ser el recaudo más bajo de los últimos seis años para el periodo enero-mayo de 2015, la participación dentro del recaudo nacional en los primeros cinco meses del 2015 pasó de 4,1 en 2014 a 0,2 por ciento en 2015”.

¿En dónde están los ricos?

Martha Morales Manchego
Redacción Economía y Negocios
@marthamoralesm