Bolsa de Cereales de Buenos Aires elevó su pronóstico de la cosecha actual de maíz

Lo aumentó a 16,5 millones de toneladas, debido al aumento de las lluvias.

POR:
enero 18 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-18

Los altos niveles de humedad en numerosas zonas del cinturón agrícola de Argentina demoraron las últimas etapas de la siembra de la soya y de la cosecha del trigo, aunque favorecieron el desarrollo del maíz, dijo el Ministerio de Agricultura en su último informe semanal.

Una severa sequía afectó la producción agrícola argentina en los últimos dos años, pero en las últimas semanas hubo lluvias torrenciales que, aunque ayudaron a los cultivos, generaron dificultades para las labores rurales.

"Las continuas precipitaciones han provocado zonas de inundación, dificultando la labor de siembra en la última etapa, y se estima que existirán pérdidas de superficie debido a la asfixia de plantas por anegamiento", dijo el Gobierno en su reporte.

Hasta el jueves pasado, fecha de actualización del informe, los productores argentinos habían implantado el 95 por ciento de los 18,2 millones de hectáreas previstos para la soya 2009/10, 3 puntos porcentuales delante de la semana previa y 4 puntos por encima del ritmo de la campaña anterior.

El Gobierno aún no realizó un cálculo de la cosecha de soya, pero lo mayoría de los analistas pronostica una producción récord cercana a los 50 millones de toneladas.

El Departamento de Agricultura de E.U. estimó la cosecha argentina de la oleaginosa 2009/10 en 53 millones de toneladas. Por otra parte, los cultivos de trigo 2009/10 fueron dañados por las precipitaciones excesivas que sufrieron durante sus últimas etapas de desarrollo. No obstante, el proceso de recolección del cereal se encuentra prácticamente terminado, señaló el Ministerio.

Hasta el jueves, los productores habían cosechado el 98 por ciento de los 3,13 millones de hectáreas previstos para el trigo argentino 2009/10, un avance intersemanal de 7 puntos porcentuales, pero 2 puntos detrás de la temporada previa. De acuerdo con una estimación difundida por la presidenta Cristina Fernández la semana pasada, el Gobierno espera una cosecha de 7,5 millones de toneladas de trigo.

Siga bajando para encontrar más contenido