'Boom' de inversiones, financiamientos y movimientos en el sector minero no se detiene

La firma London Mining anunció la compra del 80% de participación que no posee en la colombiana International Coal Company (ICC), por US$9 millones, con lo que asume el ciento por ciento de la firma.

POR:
marzo 30 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-30

La compañía dijo desde Londres que podría pagar 8,5 millones de dólares en efectivo adicionales y hasta 6,3 millones de acciones, dependiendo de la rentabilidad del negocio de carbón de coque en el municipio de Socha (Boyacá), donde está la zona de  explotación. 

London Mining también prevé una inversión de 40 millones de dólares durante los próximos 18 meses para consolidar el proyecto de explotación mineral. Además, planea producir 250 kilotoneladas por año entre 18 y 24 meses, y hasta 400 kilotoneladas  anuales en los siguientes 12 meses. 

Colin Knight, gerente de London Mining, dijo que la adquisición de ICC  es un paso más en el objetivo de la empresa europea de convertirse en un proveedor de nivel medio de materiales para la industria siderúrgica mundial, y encuadra con la escala y la  logística adecuada para responder a los pedidos.

Sin embargo, el de London Mining es sólo uno de varios movimientos en hidrocarburos y minas que se han presentado en los últimos días: la balanza cambiaria, aunque no discrimina ese sector, indica que en los tres primeros meses de este año llegaron cerca  de 1.500 millones de dólares como inversión extranjera, el pico más alto desde el 2007 y, al parecer, de la historia.

De las 32  'movidas' empresariales notorias que se han hecho o firmado este año en el país, 13 han sido  en  minería, siendo la más grande la venta de la carbonera Prodeco a la suiza Glencore, por unos 2.500 millones de dólares. 

Otras movidas

Adicionalmente, se registraron ocho 'pequeños' movimientos, entre compras y financiamientos, que tuvieron como finalidad  proyectos en esos dos sectores, las cuales fueron sobre concesiones o activos en el país, a pesar de que las hicieron, en buena  parte, empresas extranjeras. 

La empresa brasileña MPX, controlada por el octavo magnate del mundo, el brasileño Eike Batista, anunció que invertirá, a diez años, 1.830 millones de dólares para desarrollar varias concesiones de carbón y soluciones logísticas, como un puerto, en el  departamento de La Guajira. 

Fuentes de la empresa MPX de Energía aseguran que la localización estratégica de Colombia, además de la alta calidad y abundante disponibilidad de carbón, fueron algunas de las razones que llevaron a esa compañía a buscar oportunidades de adquisición de  concesiones en el país, como parte de su estrategia de inversiones en sistemas integrados de energía.

A eso se le suma que Colombia es el quinto mayor exportador de ese mineral en el mundo y uno de los más importantes jugadores del mercado del Atlántico, el cual incluye a Europa, América y África.

Posteriormente, el propio Batista anunció al diario brasileño O Globo la creación de la empresa AUX que se focalizará en el negocio de explotación de oro en Colombia y otros países. Aunque en medios bursátiles canadienses ya se rumoraba un aumento de la participación del millonario en la compañía Ventana Gold, que explora oro en el municipio de California (Santander), y la creación de AUX, sostuvo que  se trabajará el activo para  confirmar las reservas, aunque de antemano aseveró que son de las más ricas en Colombia. 

"Nos llevará tres años para entrar en operación. Ahí vamos a oír de nuevo la historia de los vientos. Son vientos llenos de oro...", agregó entonces Batista.  Igual  sorpresa  causó que el banco de inversión inglés Goldman Sachs Power  adquiriera la mina de carbón, La Francia, en el Cesar,  y el 8,4 por ciento de la concesión ferroviaria Fenoco, por  200 millones de dólares. 

"Si bien la venta de las minas era esperada, ante las dificultades que tenía el ex dueño (la canadiense Coalcorp Mining),  Goldman Sachs vio la  oportunidad de llegar primero al sector carbonífero colombiano, pues es el segundo trader en el mundo", dijo  una fuente. 

Aunque para algunos analistas el movimiento de Glencore fue un simple cambio de manos, dado que  es socio de la firma vendedora, Xstrata, es por ahora el negocio del año,  Prodeco  buscaría socios que la acompañaran en los proyectos que adelanta en Colombia, como la brasileña Vale y que ya tiene dos minas en el país para exportar carbón.

Fuego 'verde'

Entre tanto, Julio Benedetti, presidente de lA empresa panameña Bellhaven, anunció una emisión de acciones por cerca de 1,3 millones de dólares para concentrar esa compañía en la exploración de la mina subterránea de oro Gómez Plata, en Colombia.

La mayoría de aporte de capital a esa empresa lo hizo Venture Partners, fondo de capital estadounidense, que también se sintonizará con los negocios mineros en Colombia. 

Otra carta de intención  de negocio  la  suscribió  Everest Ventures Corporation, con el fin de adquirir Estrella Overseas Limited, empresa que posee 40 millones de dólares en caja para montar una plataforma de explotación de oro en Colombia, Chile y  Perú. 

Mientras que Onsino Capital Corporation dijo que adquirió Quia Resources, compañía que explota oro en la serranía de San Lucas, una zona que considera  está poco explorada. 

Otra transacción minera corrió por cuenta de Seafield Resources, la cual  adquirió Caribe Gold Corporation y lo que da derechos sobre 6.874 hectáreas de concesiones en Quinchía (Risaralda). Seafield se comprometió a poner  gastos de exploración de no  menos  650.000 dólares durante los primeros 12 meses. 

Por su parte, la canadiense New Global Ventures International reveló la compra de la concesión El Primo en el distrito Angostura-California que consta de 141 hectáreas y está localizada en el municipio de Cucutilla (Norte de Santander). La zona es cercana a los depósitos de oro y plata que serán explotados por Greystar Resources y donde  se encuentra el proyecto de Ventana Gold, La Bodega. El arranque está previsto una vez New Global consiga capital de riesgo.

Siga bajando para encontrar más contenido