Bosquejos

El Gobierno no debe ceder ante las presiones que buscan extender los beneficios fiscales del la Ley Páez. Aparte de que los frutos de esta ley fueron bastante menores que los esperados, lo que hizo dicha ley fue detener el incipiente crecimiento industrial de Cali que ya de hecho estaba deprimido por el narcotráfico. El extender estos beneficios fiscales implicaría que la recuperación de Cali tardará por lo menos otro lustro adicional.

POR:
agosto 16 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-16

* Razonadas las observaciones del arquitecto Jaques Mosseri en sus recientes columnas en EL TIEMPO sobre los cerros orientales de Bogotá. La actitud demagógica del Contralor de la ciudad en derrumbar la humilde vivienda de un campesino demuestra lo que tantas veces ocurre con nuestras normas: poderosas con los débiles y pusilánimes con los poderosos. ¿Será que el Contralor es tan macho de atreverse a derruir siquiera una sola casa de los numerosos barrios piratas que se han construido en los cerros orientales de Bogotá? * ¿Desde cuándo el país aceptó cederle su soberanía a la Corte Interamericana de Derechos Humanos? ¿O es que dicha Corte ha asumido fueros que no le corresponden? Según informaciones periodísticas, esta es la séptima condena del tribunal interamericano contra el Estado colombiano. Dicha Corte se ha vuelto rehén de ONG’s ultra izquierdistas como la Comisión Colombiana de Juristas, quienes pretenden desangrar a la Nación a través de millonarios fallos inocuos por un tribunal de dudosa legitimidad. * Excelente noticia el que la Contraloría haya modificado su posición en el sentido de que hay pruebas que socios de Commsa (Contratistas del proyecto vial Tobia Grande-Puerto Salgar) convirtieron en plata de bolsillo y atendieron cuantiosos gastos personales los dineros que el Estado les anticipó para la ejecución de las obras. Commsa argumenta que dichos anticipos eran privados y su utilización no es de la incumbencia del Estado. Dicho raciocinio es tan estrafalario como si uno no tuviera derecho de exigirle al maestro que uno contrató para pintar su casa (y que se bebió la plata en chicha), los recibos del adelanto para la compra de la pintura. * Seriamente preocupantes las noticias sobre la ‘vaca’ que están armando unos transportadores en Bogotá para arreglar un fallo del Consejo de Estado. En principio, dada la muy pobre reputación de los transportadores de la ciudad, que por poco se embolsillan cerca de 47.000 millones de pesos sin el menor reparo, dicha noticia carecería de toda credibilidad. Sin embargo, son cada día más frecuentes los rumores que las cosas en el Consejo de Estado se arreglan por medio de incentivos. Tratándose de uno de nuestros más altos Tribunales, los mismos magistrados deberían tomar medidas de fondo como auditorías independientes de los patrimonios y de las cuentas individuales de sus integrantes para asegurarse que estos persistentes rumores son totalmente infundados. Empresario "Son cada día más frecuentes los rumores que las cosas en el Consejo de Estado se arreglan por medio de incentivos”.

Siga bajando para encontrar más contenido