Boxeo salvó a peso mosca por el Atlántico de morir en una pelea de pandillas

Boxeo salvó a peso mosca por el Atlántico de morir en una pelea de pandillas

POR:
noviembre 25 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-25

William Urina, de 23 años, es un agradecido del boxeo. Por este deporte se salvó de ser un delincuente o de morir cuando era adolescente en las calles de Las Flores, barrio marginal a un costado del Magdalena, cerca de Bocas de Ceniza, donde se unen el río con el mar.

Era un pandillero en las calles destapadas de su barrio, cuando descubrió el pugilismo. Entonces entendió que la vida tiene otra cara, la amable, y con la conducción del desaparecido entrenador Jorge García Beltrán, se encarriló en ser una persona de bien.

Hoy es el campeón nacional en los 51 kilogramos y el firme candidato a ganar medalla de oro en estos juegos. El domingo derrotó por decisión 4-1 al ex campeón Ramiro Rojas, de La Guajira, y ahora se las verá con su compañero de selección nacional Óscar Negrette, quien subió desde los 48 kilos.

"Mi división es dura y los mejores salimos peleando entre sí enseguida. Voy a demostrar que soy el mejor", dice el pugil que completó su victoria número 96 contra 20 derrotas.

Urina no tiene claro su futuro. Podría quedarse en el boxeo aficionado y esperar las eliminatorias a otras olimpiadas (todavía lamenta no haber ido a los Olímpicos de China), solo si hay respaldo del Estado. Pero también tiene la posibilidad de firmar como profesional. 

Siga bajando para encontrar más contenido