Brasil, un buen modelo del corresponsal no bancario

Colombia está ad portas de entrar en la era de los Corresponsales No Bancarios (CNB) que no serán otra cosa que establecimientos comerciales como almacenes, supermercados, droguerías, etc. con la opción de ofrecerles a sus clientes los servicios de cualquier banco.(VER GRAFICO)

POR:
agosto 14 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-14

En otras palabras, los CNB podrán –a nombre de un banco– abrir cuentas corrientes o de ahorro, permitir el pago de servicios públicos, diligenciar solicitudes de crédito y realizar su desembolso. Los CNB estarán localizados en municipios pequeños y alejados de los grandes centros de consumo y contarán con la tecnología necesaria para atender a sus clientes. El modelo ya funciona en Brasil, en donde las grandes entidades financieras han logrado bancarizar a un gran número de clientes que antes no tenían acceso a sus servicios. La Asociación Bancaria calcula que en Colombia existían hasta mayo pasado cerca de 8,2 millones de ciudadanos con algún tipo de vinculación con el sector financiero, es decir, con cuenta corriente, de ahorros o alguna modalidad de crédito. “Medida como el porcentaje de la población mayor de 18 años que tiene al menos un producto con la banca, la bancarización en Colombia es del 31 por ciento”, dice la Asobancaria. Esto significa que en el país hay cerca de 17 millones de adultos que no tienen ningún vínculo con la banca. Dice el gremio que si bien es cierto los bancos colombianos tienen presencia en el 70 por ciento de municipios del país, todavía hay un amplio espacio por lograr una cobertura apropiada en el ámbito regional, especialmente en zonas apartadas de las grandes ciudades. El modelo de los Corresponsales No Bancarios opera en Brasil desde hace varios años. En el vecino país, existen 1.400 municipios con menos de 5.000 habitantes y en una amplia dispersión geográfica. Además, el 55 por ciento de las sucursales bancarias tradicionales están concentradas en las regiones más ricas del territorio brasileño. Hay cuatro entidades financieras que sobresalen en el modelo de los CNB (Caixa Económica Federal, Bradesco, Lemon Bank y el Banco Popular). La Caixa entró en ese negocio a través de una cadena de agencias de loterías y recientemente suscribió acuerdos con cadenas de supermercados. Hoy, esa entidad tiene 14.000 CNB en prácticamente todo el país. Un hecho destacable es que esos CNB redujeron la distancia media entre el cliente y el banco de 57 kilómetros a casi cero. En el caso de Bradesco, esa entidad ganó en el 2001 una licitación de la Empresa Brasileña de Correos y Telégrafos para utilizar 5.300 de las 10.000 agencias de esa empresa en el país. Bradesco ha establecido 7.900 puntos de atención para 14 millones de clientes. El Lemon Bank, creado en el 2002 para llegar a la población más pobre a través de los CNB, contaba en abril pasado con 4.200 puntos en 1.055 municipios y 2,5 millones de usuarios. El Banco Popular (filial del Banco do Brasil) nació en el 2004 para atender especialmente a trabajadores informales. Hoy tiene 6.000 puntos de atención para 1,5 millones de clientes. Se estima que, en total, con los CNB se han logrado bancarizar a más de 10 millones de brasileños. En total, hoy existen en Brasil 40.411 Corresponsales No Bancarios con más de 90.000 puntos. REPAROS AL MODELO Por excluyente, monopólico y costoso, Asocambiaria, el gremio que reúne a las 12 casas de cambio del país, rechazó el proceso de bancarización que adelanta el Gobierno. Según el presidente del gremio, Alfonso Garzón, en lo que se debe trabajar es en la inclusión financiera, elemento que es democrático, incluye a todos los operadores de la actividad, genera una sana competencia, favorece la eficacia y beneficia a la población. Expresó, que respeta la actividad bancaria, pero la igualdad de oportunidades no puede ser solo para unos actores de las actividades financieras.

Siga bajando para encontrar más contenido