En Brasil crece la economía, pero ronda la inflación

En el segundo trimestre de 2007 la economía brasilera presentó el crecimiento más alto en tres años, en gran medida como consecuencia de las tasas de interés más bajas. El PIB creció a un ritmo anual de 5,4 por ciento, después de haber registrado un crecimiento de 4,4 por ciento en el primer trimestre del año.

POR:
noviembre 15 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-15

Desde septiembre de 2005, el Banco Central de Brasil ha recortado su tasa de interés de referencia 18 veces de 19,75 por ciento a 11,25 por ciento. Esta política monetaria expansionista ha tenido un impacto positivo sobre el consumo y la inversión, por lo que la economía ha presentado una aceleración en su ritmo de crecimiento. Sin embargo, en octubre, el Banco Central decidió mantener inalterada su tasa de interés de intervención, como previsión ante las presiones inflacionarias que se empiezan a observar en Brasil. En ese mes, la inflación total fue 4,15 por ciento, levemente por debajo de la meta establecida para 2007 (4,5 por ciento). ¿Qué se espera entonces en cuanto a tasa de interés y crecimiento para lo que resta de 2007 y 2008? Para algunos analistas, el Banco Central no deberá realizar recortes adicionales en el corto plazo, ya que actualmente se observan presiones inflacionarias derivadas de la demanda. No obstante, otro grupo señala que la tasa de interés en Brasil es la más alta de América Latina, por lo que el carry trade deberá profundizar el fortalecimiento del real frente al dólar, lo que será un limitante al crecimiento económico. En este sentido, argumentan la necesidad de recortes adicionales. En cuanto a la actividad económica, todos los pronósticos apuntan a una aceleración en lo que resta del año. Según la OECD, la política económica expansionista que se observa en Brasil deberá permitir que la economía registre un crecimiento de 4,4 por ciento en 2007 y una posterior aceleración en 2008 (4,5 por ciento). El informe afirma que no es solo la política monetaria, sino también la política fiscal: el plan de inversión federal en infraestructura, entre otros, deberá generar un impulso adicional a la economía brasilera. Wells Fargo señala en un escrito reciente, que a pesar de la fuerte apreciación del real, el sector externo continúa fuerte, aportando puntos al crecimiento económico. Esto se debe a la competitividad de la producción del país, y por lo tanto, no es de esperar un deterioro de la actividad económica relacionado con el fortalecimiento del real. La entidad espera que la economía crezca 4,5 por ciento en 2007. Finalmente, el Instituto de Investigación Económica Especializada (IPEA) espera un crecimiento de 4,3 por ciento en 2007 (después de tener uno de 3,7 por ciento en 2006) y para 2008 estima una tasa de crecimiento del orden del 4,4 por ciento. Si bien el panorama económico de Brasil para 2008 es positivo, los principales analistas también coinciden en que el principal riesgo que enfrenta la autoridad monetaria es el repunte de la inflación. Las presiones inflacionarias derivadas de la demanda deberán mantener entonces la tasa de interés de intervención en el nivel actual.

Siga bajando para encontrar más contenido