Brasil no se cruzará de brazos frente a la crisis: Rousseff

Brasil no se "quedará de brazos cruzados" frente a la crisis económica internacional y, por el contrario, seguirá robusteciendo e invirtiendo en su mercado interno, afirmó la presidenta Dilma Rousseff al anunciar millonarios emprendimientos en el estado de São Paulo

POR:
septiembre 14 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-09-14

La mandataria insistió en que la mayor economía latinoamericana está en condiciones de enfrentar la coyuntura que envuelve a Estados Unidos y países de la Eurozona. "Sabemos que una forma de resistir la crisis en Brasil no es quedándonos de brazos cruzados, no es atemorizándonos, sino continuar consumiendo, produciendo, invirtiendo en infraestructura, plantando y cosechando, y asegurando nuestras industrias y su componente nacional", enfatizó. La mandataria anunció en São Paulo inversiones por 3.050 millones de reales (unos 1.794 millones de dólares) en obras viales. Entre estas se encuentra la construcción del astillero del Río Tieté, en el municipio de Araçatuba, que cuenta con una inversión de 40 millones de reales (unos 23 millones de dólares), implica un impulso a la industria naval brasileña, que perdió importancia en la década de los 80 a pesar de haber llegado a ocupar el segundo lugar a nivel mundial. Rousseff, quien describió la actual crisis como crónica, insistió en que el país está en una situación favorable con respecto a la relación deuda pública- PIB, y que cuenta con reservas internacionales y depósitos bancarios suficientes para sortear la crisis. "Creo que Brasil pasa hoy por un momento especial. Tenemos y podemos enfrentar este año 2011 garantizando una situación mejor que aquella del 2009", dijo la presidenta refiriéndose al periodo que siguió a la crisis de 2008, cuando colapsó parte del sistema financiero estadounidense. La economía brasileña se desaceleró un 0,8 por ciento en el segundo trimestre frente a los primeros tres meses del año, en medio de la crisis que afecta a Estados Unidos y a los países europeos. Los analistas de mercado redujeron en las últimas semanas las previsiones de crecimiento del PIB de Brasil para este año, a 3,56 por ciento. Hace un mes la estimación era de 3,93 por ciento, según datos divulgados por el Banco Central. HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido