Brasil llega pisando fuerte a la reunión de Washington por su posición económica actual

Brasil llega pisando fuerte a la reunión de Washington por su posición económica actual

POR:
noviembre 14 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-14

Lo que ha conseguido en los últimos años en materia económica y social lo han colocado como una de las grandes potencias emergentes, al nivel de India y China.

La reciente cumbre en ese país de los altos funcionarios de finanzas del G-20, previa a la de gobernantes que tendrá lugar hoy en Washington, es una muestra de la importancia del país suramericano.

Esto se suma a la llamada que esta semana le hizo el mandatario electo de Estados Unidos, Barack Obama, al presidente Luiz Inacio Lula da Silva para felicitarlo por su liderazgo en el manejo de la crisis financiera internacional y para expresarle la necesidad de que ambos países colaboren en diferentes ámbitos.

Brasil ha conjugado los logros en materia monetaria y fiscal con la lucha contra la pobreza, campo en el que se convirtió en un modelo, no obstante el tamaño de su territorio y de su población.

Por eso se ha ganado el respeto de los países del continente, así como el de los mercados. Para Alfredo Coutiño, economista senior para América Latina de la firma Moody's, otro factor que ha puesto a Brasil como protagonista es que "ha levantado la voz en los últimos años, un tanto en forma agresiva, y por eso ha ganado atención".

Pero con un matiz: "No es como los populistas, que solo hacen ruido. Brasil hace ruido pero propone cosas interesantes", agrega Coutiño.

Las propuestas

En las últimas semanas, el Gobierno brasileño ha promovido una intervención más activa de los gobiernos, mediante la política económica, para mitigar la crisis. Así mismo, señala Coutiño, fue de los primeros en tomar medidas fiscales para prevenir el contagio dentro de sus fronteras.

Por todo esto, se espera que la voz de esta potencia latinoamericana se levante hoy en la cumbre de Washington para exigir un fortalecimiento del G-20 -de manera que desempeñe un papel más activo en instituciones como el FMI y el Banco Mundial- y un aumento del gasto público para estimular el crecimiento, posiciones en las que ha venido insistiendo su ministro de Hacienda, Guido Mantega.

Siga bajando para encontrar más contenido