Brasil ya tiene su plan B ante el fracaso de Doha

Reanudar las negociaciones bilaterales, principalmente con la Unión Europea (UE), es la nueva prioridad de comercio exterior de Brasil tras el fracaso de las negociaciones de la OMC, proclaman los grandes exportadores, la industria y el agro de ese país.

POR:
julio 31 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-31

“Las negociaciones de la OMC fueron un esfuerzo de siete años del que salimos sin nada. La estrategia que adoptaremos ahora es presionar al Gobierno para conseguir acuerdos bilaterales ambiciosos”, anunció el portavoz de comercio exterior de la Comisión Nacional de Agricultura (CNA), Matheus Zanella. Ante el fracaso de las negociaciones de la Ronda de Doha, ahora, Brasil, “tendrá que revisar todas sus prioridades”, declaró la coordinadora internacional de la Confederación Nacional de la Industria (CNI), Zoraya Rosar. El objetivo número uno es reanudar la negociación entre la UE y el Mercosur, y también buscar acuerdos con Estados Unidos, México, India y otros grandes mercados, coinciden industria, agro y exportadores. El canciller brasileño, Celso Amorim, ya indicó que podría reanudarse el interés por la negociación con Europa, paralizada al ser supeditada al acuerdo en la Organización Mundial del Comercio (OMC). GOLPE FUERTE Potencia agropecuaria y una de las grandes economías emergentes del planeta, Brasil se jugó sus cartas negociadoras a la OMC, donde tuvo un papel principal como líder de los países en desarrollo. Carece, en cambio, de acuerdos bilaterales con grandes socios comerciales que benefician a algunos de sus competidores. Sin la OMC, Brasil queda “prácticamente aislado” en el comercio internacional, advirtió el director de la Asociación de Comercio Exterior (AEB), José Augusto de Castro. El representante de los exportadores propuso que se flexibilice la norma que obliga al Mercosur a negociar en bloque acuerdos de libre comercio, autorizando a que Brasil “haga acuerdos complementarios cuando sus intereses no sean atendidos”. La coordinadora de la CNI, Rosar, reconoció que “para la industria brasileña negociar con el Mercosur es más complicado, porque la industria argentina tiene una postura más cerrada”. “No tenemos como retroceder (en la unidad del Mercosur). Lo que tenemos que hacer es resolver los problemas internos”, dijo el portavoz de la Confederación de la Agricultura. El sector que más pierde sin un acuerdo en la OMC en Brasil es el agropecuario. “El impacto inicial son 5.000 millones de dólares que Brasil deja de exportar pero, además, hay impactos inmesurables, como las distorsiones que los países ricos podrán continuar usando indiscriminadamente”, afirmó Zanella. Brasil cerró el año anterior con un récord de exportaciones, que alcanzaron 160.649 millones de dólares. Por su parte, el agronegocio representó 58.400 millones de dólares, con productos de los que el país es líder como soya, carnes, café, azúcar y el biocombustible etanol de caña de azúcar. AFP RÉCORD EN SUPERÁVIT FISCAL Brasil obtuvo en el primer semestre del año un superávit fiscal primario de 86.116 millones de reales, récord para el período y equivalente al 6,19 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB), informó el Banco Central. El superávit es un 20 por ciento mayor que el logrado en los primeros seis meses del año pasado, cuando el saldo fue equivalente al 5,81 por ciento del PIB. El superávit fiscal primario es la diferencia entre los ingresos y los gastos del Estado. Incluye al Gobierno central, las administraciones regionales y municipales y las empresas del Estado, pero no incluye los pagos de los intereses de la deuda. ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido