Brasil pretende triplicar sus exportaciones a China para 2010 para que lleguen a US$ 30.000 millones anuales

Los focos de esa ofensiva comercial serán petróleo y derivados, metales no ferrosos, papel y celulosa, productos siderúrgicos y todo tipo de carnes, granos y minerales.

POR:
julio 03 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-03

Según fuentes oficiales, estas son áreas en las que Brasil tiene posiciones de liderazgo mundial o una creciente presencia, como en el caso de los hidrocarburos.

Los ambiciosos planes del Gobierno con la poderosa economía china fueron presentados ayer por el director del departamento de Comercio Exterior del ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio, Welter Barral, en un seminario sobre las relaciones entre ambos países.

Barral explicó que el Gobierno elaboró una lista que consta de 619 productos considerados prioritarios para reforzar la oferta exportadora hacia China, todos de las áreas citadas.

Informó además que, la semana próxima, una delegación conformada por representantes del Gobierno brasileño y empresas privadas, visitará varias ciudades en China para establecer negociaciones directas con sus pares orientales.

Según Barral, uno de los objetivos de Brasil es que China suavice las fuertes barreras fitosanitarias que impone a la carne de cerdo, un producto del que el país suramericano es el tercer exportador mundial pero que no consigue colocar en el mercado chino, que es uno de los principales consumidores del planeta.

Los planes de Brasil también apuntan a captar inversiones chinas para la construcción de infraestructuras incluidas en el Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC), un vasto plan de obras públicas y privadas que desarrolla el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva.

Barral precisó que, en el primer semestre del 2008, el ritmo de las exportaciones brasileñas hacia China ha mantenido la tendencia al alza de los últimos años, pero aclaró que aún más han aumentado las importaciones desde el gigante asiático.

Entre enero y junio pasados, Brasil exportó hacia China productos por 7.407 millones de dólares (50,7 por ciento más que en el primer semestre del 2007) y sus importaciones desde ese país sumaron 8.948 millones de dólares, con un aumento del 71,7 por ciento en relación al mismo período del año pasado.

"Exportamos productos básicos e importamos manufacturados", lamentó Barral, quien señaló que Brasil también aspira a equilibrar esos factores.

Según dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Celso Amorim, esos asuntos podrían ser abordados con autoridades chinas por el presidente Lula, quien tiene previsto asistir, el 8 de agosto próximo, a la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Pekín.

El objetivo principal de la visita de Lula será promocionar a Río de Janeiro como candidata a sede de los Juegos Olímpicos del 2016, pero no descarta que tenga contactos con líderes chinos para abordar asuntos de la agenda bilateral.

Actividad industrial se desaceleró en mayo

La actividad del sector industrial en Brasil se mantuvo alta en mayo pasado, aunque comienza a dar señales de desaceleración, según un estudio mensual de indicadores económicos divulgado por la patronal Confederación Nacional de la Industria (CNI).

El estudio señala que la facturación real de la industria creció un 1,1 por ciento en mayo respecto a abril, pero es menor en medio punto porcentual al aumento experimentado en abril respecto a marzo.

Respecto a mayo del 2007, el indicador creció el 5,3 por ciento, pero ese resultado es menos de la mitad del 11,5 por ciento de abril frente al mismo mes del año pasado.

Siga bajando para encontrar más contenido