Brasil sería la llave para desbloquear a la OMC

Brasil es la clave para una conclusión exitosa de la Ronda de Doha y quiere desbloquear las negociaciones de la OMC que tendrán lugar en unos días en Ginebra, aseguró ayer el primer ministro británico, Gordon Brown.

POR:
julio 10 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-10

“La clave para un acuerdo es Brasil, que liderará a los países del Mercosur en las negociaciones comerciales”, dijo Brown tras reunirse con el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva y el canciller Celso Amorim, al margen de la cumbre del Grupo de los Ocho (G8) en Toyako, en el norte de Japón. “Creo que el presidente Lula está posibilitando ahora una reanudación cabal de las negociaciones, y lo que nos ha aparatado durante meses ahora es posible en los próximos días”, indicó Brown, que también dio cuenta de la voluntad del presidente francés, Nicolas Sarkozy, de llegar a un compromiso. “El mayor desafío para Doha llega el 21 de julio y lo que sentí en la mesa de negociaciones fue una voluntad fresca y renovada de parte de los líderes mundiales para lograr que la reunión ministerial funcione”, coincidió el primer ministro de Australia, Kevin Rudd. El jefe de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Pascal Lamy, convocó a unos 30 países a una reunión ministerial en Ginebra, a partir del 21 de julio, para decidir el futuro de Doha, lanzada hace casi siete años y que debía haber concluido a fines del 2004. Tras su encuentro bilateral, Brasil y Gran Bretaña emitieron un comunicado que advierte que “la ventana de oportunidad para lograr un acuerdo de este tipo es pequeña y se está cerrando. La hora de las negociaciones técnicas está llegando a su fin, las decisiones clave ahora son políticas y debemos actuar de forma decisiva”. “Es la mejor posibilidad que tenemos de enviar la señal de que el proteccionismo no puede frenar a la economía mundial, es la mejor ayuda que podemos dar a los pobres del mundo”, añadieron Lula y Brown. El mandatario inglés dijo que también presionó al resto de sus colegas presentes en la cumbre del G8 a favor de una exitosa conclusión de Doha. Según Brown, “Sarkozy dijo muy claramente que está en contra del proteccionismo que existe tanto en Europa como en el mundo, y llamó a Brasil a hacer posible un acuerdo”, apuntó Brown, uno de los mayores defensores de la liberalización del comercio mundial. El presidente francés, no obstante, indicó recientemente que no permitirá un acuerdo sobre Doha que sacrifique la producción agrícola europea y provoque la pérdida de 100.000 empleos “en aras del liberalismo mundial”. Incluso llegó a acusar a Lamy y al comisario de Comercio de la UE, Peter Mandelson, de negociar un pacto opuesto a los intereses europeos. Los países en desarrollo reclaman a las naciones ricas mayores reducciones de los subsidios agrícolas, mientras éstas piden a cambio más recortes de las tarifas aduaneras sobre sus productos industrializados. AFP LULA Y EL CIERRE DEL G8 El presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva exigió ayer, en el último día de la cumbre de los países más industrializados, grupo conocido como el G8, pasos firmes para liberalizar el comercio agrícola, y encontró coincidencias con su homólogo estadounidense, George W. Bush en sus deseos de impulsar la producción de biocombustibles. Los países ricos, encabezados por Estados Unidos y la Unión Europea, se han negado a retirar las medidas de apoyo a sus sectores agrícolas. Washington ha exigido que a cambio de esa demanda, los países en desarrollo abran más sus sectores industriales y de servicios. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido