British Airways presiona a Boeing para renegociar los pagos de su Dreamliner

British Airways presiona a Boeing para renegociar los pagos de su Dreamliner

POR:
julio 30 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-30

En un esfuerzo por ahorrar dinero, British Airways PLC está presionando a Boeing Co. para renegociar los pagos en cuotas por los aviones 787 Dreamliner que ordenó. Esto deja deja al descubierto un nuevo dolor de cabeza para las aerolíneas y los fabricantes de aviones en medio de la crisis del crédito y un tráfico aéreo en descenso.

El presidente ejecutivo de British Airways (BA), Willie Walsh, afirmó en una entrevista en Londres que busca retrasar los pagos en efectivo que todas las aerolíneas les hacen a Boeing a y su rival europeo Airbus, a medida que construyen nuevos aviones.

Estos pagos previos a la entrega pueden ascender a decenas de millones de dólares por avión y para las aerolíneas se ha vuelto muy difícil afrontarlos en medio de la crisis financiera, afirman los representantes de la industria. Eso, a su vez, disminuye los márgenes de los fabricantes de aviones, que dependen de los pagos para financiar la producción de las naves.

La medida es la más reciente en una serie de reveses para Boeing. En un principio, se suponía que su Dreamliner 787 entraría en servicio en mayo de 2008, pero ahora lleva más de dos años de retraso en medio de una serie de problemas de suministro y producción.

El miércoles, el contratista Crane Co. afirmó que el nuevo software para el sistema de frenos del avión aún debe ser completado, en medio de un desacuerdo sobre quién debería pagar por el trabajo.

También el miércoles, Standard & Poor's Rating Services rebajó un nivel su calificación y resaltó su preocupación ante la posibilidad de más recortes de producción debido a las demoras en los pedidos y las cancelaciones de las aerolíneas.

Airbus también tiene problemas para entregar sus aviones A380. El programa está retrasado más de dos años respecto de su cronograma y ha excedido su presupuesto en miles de millones de dólares.

Durante alrededor de dos años antes de que se entrega un avión, las aerolíneas realizan pagos en cuotas que pueden cubrir más del 30% del precio de catálogo de una aeronave. Airbus, una unidad de European Aeronautics Defense & Space Co., y Boeing usan este dinero para comprar componentes y pagar a los trabajadores de sus plantas.

Un vocero de Boeing prefirió no hablar sobre las negociaciones actuales con BA, que en 2007 realizó un pedido de 24 aviones Dreamliner. Estas aeronaves tienen un precio de catálogo de US$180 millones cada una, lo que implicaría pagos totales de unos US$60 millones por avión, aunque las aerolíneas suelen negociar precios más bajos. Se prevé que los jets para BA sean entregados a lo largo de varios años, y sólo algunos podrían verse afectados por las negociaciones sobre los pagos.

Tradicionalmente, los préstamos bancarios a corto plazo otorgados a las aerolíneas que cubrían esa cantidad eran cancelados cuando se realizaba la entrega del avión. Pero muchos bancos que desde hace mucho tiempo ofrecían préstamos especiales para cubrir pagos previos a la entrega dejaron de hacerlo debido a que los términos de esos acuerdos se volvieron poco favorables. Esto ha obligado a las aerolíneas a asumir ese gasto en efectivo. El cambio se produce cuando los ingresos de las aerolíneas caen marcadamente y las reservas de efectivo de estas empresas están de capa caída.

"Tener que afrontar estos pagos con el capital que usan para sus operaciones cotidianas ejerce presión sobre el flujo de efectivo de las aerolíneas. No es fácil", afirmó Marlin Dailey, vicepresidente de ventas de Boeing, en una entrevista.

Este mes, BA acordó con Airbus nuevas fechas de entrega de 12 aviones A380 superjumbo que la aerolínea ordenó en 2007 y ajustó los pagos de previos a la entrega. El A380 tiene un precio de catálogo de unos US$300 millones

Siga bajando para encontrar más contenido