Los brotes de recuperación

Dadas las condiciones especiales de la caída en la actividad económica global, los debates principales entre los economistas se han dirigido a preguntarse si la recesión se desarrollará en un período largo antes de la recuperación (en forma de u), si se trata de una caída de duración corta (en forma de v), o si los brotes de recuperación que puedan estarse visualizando se presentan antes de una nueva caída (en forma de w).

POR:
julio 17 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-17

La espectacular caída en el empleo en Estados Unidos después de la recuperación durante dos meses y luego de que los precios de la vivienda y las ventas se han venido recuperando, podrían indicar una situación en la última dirección. En este contexto, es bastante relevante también la pregunta que se hacen algunos economistas sobre si es el momento de modificar las políticas antidepresión que se han ejecutado en la mayoría de los países, antes de que el exceso de endeudamiento del Estado produzca efectos inflacionarios. A estas alturas de la crisis parece claro que China e India, y particularmente el primer país, han sido exitosos en detener la caída del crecimiento a través de activas políticas de gasto. En efecto, China viene creciendo al 6,1 por ciento, mientras India logra un crecimiento de 5,8 por ciento. Sin duda alguna, la demanda agregada internacional sería menor sin este crecimiento de los gigantes asiáticos. También es claro que las políticas monetarias agresivas impulsadas en algunos países europeos como el Reino Unido y Alemania no han sido suficientes para impedir caídas muy fuertes en el crecimiento económico, y se viene hablando de que algunos países pueden estar entrando en depresión ante la caída recurrente de los precios. Por su parte, las políticas de gasto y monetarias, así como las reestructuraciones impulsadas en el sector financiero, parecen estar teniendo resultados favorables en Estados Unidos, pese a la última caída del empleo. De otro lado, con la excepción de México, cuya economía viene cayendo al 8 por ciento, los países latinoamericanos presentan una caída del crecimiento menos drástica que en el mundo desarrollado. A estas alturas de la evolución de la crisis internacional no parece prudente preocuparse aún por los posibles brotes inflacionarios de las políticas ejecutadas y por el contrario, parece necesario mantenerlas por unos meses más, de manera que el gasto del gobierno acompañado de políticas monetarias de la banca central, no induzcan a los consumidores a incurrir en un exceso de ahorro, ni a los empresarios a seguir reduciendo la actividad económica y la inversión. Para el caso colombiano, algunos analistas han insistido acertadamente sobre la inutilidad de discutir si estamos o no en recesión, y más bien hacer énfasis en la imperiosa necesidad de ejecutar las políticas acertadas que permitan una rápida reactivación, tales como el impulso en el sector de la construcción y de la infraestructura. También es relevante el llamado de atención de algunos analistas sobre los efectos indeseables de la caída en el recaudo tributario producido por la desaceleración económica y la necesidad de poner sobre los pies la estructura tributaria que no se basa hoy en incentivos permanentes a la inversión, sino en descuentos tributarios, pese a que este ha sido un tema recurrente desde la fase de elevado crecimiento. '' Es bastante relevante la pregunta que se hacen algunos economistas sobre si es el momento de modificar las políticas antidepresión que se han ejecutado en la mayoría de los países.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido