BRÚJULA

BRÚJULA

POR:
julio 02 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-02

Con el freno puesto No es un buen momento para ser vendedor de carros nuevos en los Estados Unidos. Así lo demostraron las cifras de las principales fábricas, cuyos despachos en junio cayeron de manera significativa, por cuenta del aumento en el precio de la gasolina y de la aversión de los consumidores por los vehículos grandes. El rosario de malas noticias lo encabezó Chrysler, que colocó 36 por ciento menos unidades que en junio del 2007. A continuación estuvo Ford con una disminución de 28 por ciento, seguida por Toyota con 21 por ciento, y Nissan y General Motors con 18 por ciento cada una. El contraste lo puso Honda, que tuvo un aumento de 1 por ciento, gracias a que en su portafolio pesan más los modelos compactos que las grandes camionetas. Debido a ello, todos los productores están empeñados en adaptar sus plantas para entregar más vehículos pequeños, al tiempo que cierran algunas instalaciones. Al igual que sucedió hace tres décadas, los compradores quieren eficiencia, por encima de tamaño.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido