Brújula / Otra caída en Venezuela

Además del tropiezo del bolívar fuerte, hay otros elementos que sirven para recordar que la economía venezolana ya no es la de antes.

POR:
enero 12 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-12

Es cierto que el país vecino es el quinto exportador más grande del mundo y que sus reservas de crudo ascienden a unos 200.000 millones de barriles, pero esa inmensa riqueza no alcanza a disimular las penurias de una nación en donde campean la inflación, la inseguridad, los racionamientos de agua y electricidad, y las privaciones, en general.

La prueba más reciente de cómo han cambiado las cosas la dan las estadísticas sobre ventas de vehículos en Colombia y Venezuela, en un año que no fue nada propicio para la industria automotriz.

Como es conocido, en el país hubo una importante contracción del apetito por automotores, con lo cual las unidades colocadas ascendieron a 185.119, lo cual equivale a un descenso del 15,7 por ciento.

A pesar de esa situación, el 2009 fue el cuarto mejor periodo de la historia y las expectativas para el ejercicio actual son relativamente optimistas.

En contraste, la contracción del mercado venezolano fue de 49,7 por ciento, que equivale a 136.517 automotores vendidos. Lo sucedido tuvo como causa principal la negativa gubernamental a adjudicar cupos de divisas con lo cual colapsaron las importaciones.

Dicho de otra manera, la explicación tiene que ver más con los problemas en la oferta, que en la demanda.

Pero sea cual sea la razón, es imposible no sorprenderse. Y es que lo tradicional era que el mercado venezolano duplicara al colombiano, como consecuencia del mayor ingreso por habitante, los menores aranceles y los irrisorios precios de la gasolina.

Sin embargo, ese ya no es el caso, por lo menos hasta que las circunstancias -y la política gubernamental- que tienen postrada a la economía vecina, cambien por completo. Mensajes al Director: ricavi@portafolio.com.co 

Siga bajando para encontrar más contenido