Brújula/Dos maneras de ver un tema

POR:
octubre 09 de 2013 - 02:12 a.m.
2013-10-09

La intempestiva salida de su cargo del director del Dane, Jorge Bustamante, quien el lunes pasado renunció de forma irrevocable, acompañado de su número dos en la entidad, generó una buena dosis de preocupación en diversos sectores. Para algunos, existía la impresión de que los criterios políticos se estaban sobreponiendo a los técnicos, algo totalmente indeseable en una institución cuyo accionar debe estar por encima de toda sospecha.

En respuesta, el Gobierno insistió en que no. Entre las explicaciones dadas se afirmó que lo que hubo fue una diferencia irreconciliable de criterios, con respecto a los trabajos para acelerar la ejecución del anhelado censo del sector agropecuario.

De tal manera, mientras el funcionario saliente presentó un cronograma que se desarrollaba primordialmente en el segundo semestre del 2014, otras instancias del Ejecutivo insistieron en que era necesario comenzar cuanto antes y dejar terminada la labor en la primera mitad del próximo año. En favor de una y otra postura, hay argumentos de peso, pero es evidente que en el seno del equipo económico la consideración fue la de la premura en los resultados.

Por tal razón, el director designado del Dane, Mauricio Perfetti, tiene definida la ruta. A su favor, el funcionario cuenta no solo con una hoja de vida, con excelentes calificaciones laborales y profesionales, aparte del hecho de haber sido cercano al Dane en su carácter de subdirector de Planeación Nacional.

Aun así, tiene que evitar que el clima de inconformismo se propague dentro de la entidad y debe ser capaz de atraer el mejor talento con el fin de cumplir con una labor compleja, cuya cuenta regresiva ya empezó a correr. Ello, además de seguir con los informes de siempre, cuya calidad hay que mantener.

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Siga bajando para encontrar más contenido