Brújula/Felicidad anticipada

POR:
febrero 12 de 2014 - 03:02 a.m.
2014-02-12

El día de San Valentín no ha llegado todavía y los floricultores colombianos se están comportando con la misma felicidad de los recién enamorados. La razón es que una combinación de factores, entre los que se pueden citar la devaluación del peso, el comportamiento del clima y la recuperación de la economía estadounidense, han combinado para mejorar las perspectivas de la actividad.

La importancia de la jornada es evidente. Esta representa cerca del 15 por ciento de las ventas del sector, que se beneficia del hecho de que el hemisferio norte ve restringida su producción por razones climáticas.

Pero no solo de volúmenes se trata. En la presente oportunidad los índices de rentabilidad han mejorado por razones cambiarias, lo cual se nota en la intensa actividad que se nota en los cultivos que existen en la Sabana de Bogotá y en otras zonas del país.

De tal manera, no solo se han programado vuelos adicionales para cumplir con los pedidos, sino que también ha tenido lugar la contratación de personal extra, ya sea para cortar tallos, empacarlos o transportarlos hacia el aeropuerto. Gracias a esa realidad, también ha mejorado la economía de los municipios que proveen la mayoría de la mano de obra.

La duda, por supuesto, es si los buenos tiempos van a continuar. Esa es una pregunta válida para una actividad que sufrió, como pocas, los coletazos de la apreciación del peso y que se ha visto obligada a reinventarse varias veces. Junto a la necesidad de ser más eficientes o avanzar en la cadena de valor, también se han visto procesos de consolidación empresarial que dejaron más de un damnificado.

Pero las dudas, por ahora, se han aplazado, dadas las urgencias de atender la demanda y de disfrutar una realidad que, así sea corta, es bienvenida.

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Siga bajando para encontrar más contenido