Brújula/ Mientras por aquí llueve...

Aquella expresión que afirma que ‘después de la tempestad, viene la calma’ fue revalidada ayer en las principales bolsas del planeta.

Finanzas
POR:
abril 03 de 2013 - 04:57 a.m.
2013-04-03

Y es que por cuenta del cierre del acuerdo que le permitió a Chipre seguir en la zona euro, los temores sobre el manejo de la deuda pública en el Viejo Continente disminuyeron notoriamente.

Al mismo tiempo, los reportes provenientes de Estados Unidos fueron positivos. Los pedidos registrados en el sector industrial llegaron a su punto más alto en cinco meses, mientras que en el caso del sector automotor las ventas mostraron una fortaleza sorprendente.

Ambas circunstancias le devolvieron la calma a los inversionistas. En el caso de Europa es evidente que el camino es todavía difícil, pero al mismo tiempo salta a la vista que las autoridades comunitarias han recuperado su capacidad de reacción.

Sin duda alguna, los cuentahabientes adinerados en los bancos chipriotas perderán buena parte de sus recursos y la pequeña isla mediterránea experimentará una profunda recesión. No obstante, el peligro de un contagio ha sido contenido.

Por su parte, todo indica que la recuperación de la economía estadounidense sigue, a una velocidad al alza. Falta ver si el apretón fiscal obligatorio que afectará el gasto gubernamental es suficiente para cortarle las alas a una reactivación que toma vuelo.

Aun así, los balances empresariales son sólidos, con lo cual las bolsas han tomado un nuevo aire. Ese es el motivo por el cual Wall Street continúa alcanzando máximos históricos.

En contraste, los mercados de valores en América Latina no han tenido un buen 2013. Sin ir más lejos, en Colombia el de ayer fue un nuevo día de índices en rojo, pues el ánimo de los compradores está de capa caída.