Una brújula minera que busca orientar al sector

La encuesta pretende guiar a todos los grupos de opinión para cerrar brechas que hay en esta actividad productiva.

El acero producido en las metalúrgicas es indispensable en la industria, para elaborar artículos de uso diario.

Archivo particular

El acero producido en las metalúrgicas es indispensable en la industria, para elaborar artículos de uso diario.

Finanzas
POR:
agosto 20 de 2014 - 02:58 a.m.
2014-08-20

Desde el siglo XIII, los mineros europeos empezaron a emplear una brújula especial que les permitía direccionar de forma adecuada sus túneles y ubicar las mejores rutas para realizar un trabajo fructífero y bien hecho. Hoy, en pleno siglo XXI, seguimos necesitando de esa útil herramienta en nuestro país.

Es por eso que, guiados por la necesidad de buscar un adecuado camino para la minería en Colombia, nuestra Brújula Minera busca proporcionar la orientación correcta para que se puedan cerrar las brechas entre todos los grupos de interés que confluyen en esta actividad.

La primera brecha que nos muestra está entre lo que piensan los habitantes de los municipios mineros y los de los no mineros. Mientras que los que viven en sitios mineros tienden a tener una imagen más positiva de la minería, aquellos que estamos en las grandes ciudades omitimos sus aportes.

Este fenómeno se presenta por el gran desconocimiento de lo que representa la minería para el desarrollo de cualquier nación: la arena y el concreto permiten impulsar la construcción; el carbón y el acero son indispensables para la industria; los metales preciosos y raros se utilizan en la tecnología; y, en general, todos los productos minerales se incorporan en los insumos para el agro, la medicina y lo que cotidianamente empleamos.
 

SEGUNDO ASPECTO 
La segunda brecha está entre lo que expresan los líderes de opinión y lo que piensan los habitantes (de municipios mineros y no mineros).

La Brújula permitió evidenciar que estamos equivocados al creer que los ciudadanos piensan igual que los líderes de opinión, representados en periodistas, académicos, y organizaciones no gubernamentales.
Estos no parecen reconocer que Colombia es un país con una tradición minera arraigada, mientras que más de la mitad de los colombianos lo perciben así.

Es importante notar que el antagonismo con la posibilidad de una minería que respete al medio ambiente, tan marcada entre los líderes de opinión, se contradice con lo que piensa la gran mayoría de los ciudadanos.

La Brújula Minera arroja contundentes evidencias para afirmar que las personas que tienen una imagen positiva de la minería son también las más interesadas en que se mitiguen y gestionen sus riesgos ambientales.
 

MEJOR RELACIÓN Y PRINCIPALES APORTES
La relación entre las empresas y los gobiernos locales y autoridades ambientales debe profundizarse y basarse en una comunicación que haga evidente su interés con el cumplimiento legal y la búsqueda del desarrollo.

El bajo perfil de las empresas mineras afecta la confianza con los ciudadanos y hace que deba redoblarse la inversión en las conversaciones con las comunidades en torno a un futuro compartido.

Todos coincidimos en que los principales aportes de la minería están en el desarrollo del país, el empleo que genera y los recursos que trae su riqueza. Sin embargo, mientras no se den las condiciones para que la minería legal ocurra, estas expectativas no se van a cumplir.

Para que Colombia cuente con una minería bien hecha se requiere de un acuerdo nacional que reconozca la tradición minera de nuestro país.

Si no se logra ese arreglo de manera inmediata, nos arriesgamos a quedar en manos de la minería ilegal, la cual es el mayor riesgo humanitario y ambiental que se haya visto, desde el auge del narcotráfico en Colombia.
 

LA TERCERA BRECHA QUE SE DEBE CERRAR
Las autoridades del sector minero (Ministerio de Minas y Energía, Agencia Nacional Minera, Unidad de Planeación Minero Energética y el Servicio Geológico Colombiano) deben hacer un esfuerzo por comunicarse mejor con los agentes ambientales (Ministerio de Medio Ambiente, Agencia Nacional de Licencias Ambientales y Corporaciones Autónomas Regionales), y construir una política pública integral y coherente, que haga posible la minería bien hecha.

Por otro lado, la Brújula Minera constató que tanto los funcionarios del Estado como los empresarios del sector coinciden en que las prioridades de política deben ser la coordinación entre agencias de gobierno, el combate de la minería ilegal, la formación de los funcionarios públicos y el fortalecimiento de las Corporaciones Autónomas Regionales. Existen también brechas significativas entre las compañías mineras y sus grupos de interés.

Las empresas deben hacerse más visibles, construir estrategias de reputación robustas para que los grupos de interés reconozcan su compromiso con cada uno de ellos.
 

Jaime Arteaga de Brigard
Director de Jaime Arteaga y Asociados