Brújula / Del pánico a la tranquilidad

En la medida en que pasan los días, vuelve la tranquilidad a las autoridades sanitarias, tras la declaratoria de emergencia creada por el virus AH1N1, conocido originalmente como la gripa porcina.

POR:
mayo 25 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-25

Sin desconocer que miles de personas en el mundo resultaron afectadas por la nueva cepa de influenza, es claro que el índice de mortalidad es bastante bajo y que los tratamientos adoptados funcionaron.

Según la Organización Mundial de la Salud, menos del 2 por ciento de los contagiados perecieron, una proporción considerable en estos casos, pero muy inferior a lo registrado en emergencias anteriores como la gripa aviar. Eso no quiere decir que haya que desechar las alarmas. La preocupación principal de los científicos es que haya una mutación en el virus conocido y que éste resulte mucho más difícil de contener.

Pero a pesar de ese peligro, el retorno a la normalidad es evidente. Esa es una buena noticia para muchos países, pero sobre todo para México en donde hasta la fecha se han registrado 3.817 casos y 75 fallecimientos. Una demostración de ello es la reapertura de vuelos que habían sido suspendidos, en prevención a un posible contagio masivo. También es claro que el público ha venido guardando los tapabocas, que llegaron a ser considerados artículos de primera necesidad.

En todo esto, siempre quedará abierta la discusión sobre si los medios exageraron o a las autoridades se les fue la mano en los controles, como le ocurrió a un puñado de ciudadanos mexicanos retenidos en un hotel en China durante varios días. Pero la verdad es que los sistemas de alerta funcionaron y aparte de uno que otro exceso, en estas materias es, literalmente hablando, mucho mejor prevenir que lamentar. 

Siga bajando para encontrar más contenido