Brújula / Realidades locales

POR:
mayo 01 de 2013 - 09:30 p.m.
2013-05-01

Tras la publicación de las cifras sobre el comportamiento del mercado laboral en Colombia durante marzo, sigue la discusión entre los especialistas con respecto a si el balance es positivo o no. La razón es que existen señales mezcladas con respecto a un asunto considerado clave.

Para el Gobierno, las cosas van bien, pues se han completado más de 30 meses de descensos continuos en la tasa de desempleo en todo el país. Al fin de cuentas, el nivel del 10,2 por ciento registrado en el tercer mes del 2013 es el más bajo para dicho periodo en lo que va del siglo.

En contraste, otros observadores señalan que lo sucedido es consecuencia de una fuerte caída en la tasa de participación y no de una mayor creación de plazas de trabajo. De hecho, en comparación con los registros de igual periodo del año pasado, el número de personas ocupadas en el país disminuyó en 78.000, lo que equivale a un retroceso del 0,4 por ciento.

Igualmente, tanto los ocupados como los desempleados redujeron su número. En cambio, los inactivos subieron en 654.000, lo que quiere decir que una masa importante de ciudadanos simplemente dejó de buscar un puesto, sin que estén claras las razones del porqué.

Pero más allá de ese debate, hay una realidad innegable, como es el deterioro en ciertas ciudades importantes. Especialmente inquietantes son los casos de Cali, en donde el promedio trimestral del desempleo llegó a 16,8 por ciento, o el de Medellín, con 14,1.

Al mismo tiempo, el dato de las 23 capitales principales mostró tendencia al deterioro, con un promedio del 12,5 por ciento. Tal parece que la crisis de la construcción y la industria le está pasando su cuenta de cobro a un mercado laboral que ha perdido dinámica.

Siga bajando para encontrar más contenido