Brújula/El termómetro de la confianza

POR:
enero 14 de 2014 - 03:22 a.m.
2014-01-14

Tras el bache que sufrió la economía colombiana en el primer trimestre del 2013, los analistas han estado pendientes de diversos indicadores. Uno de ellos es el de la confianza del consumidor, que sirve para tomarle el pulso a la demanda interna, que es, a su vez, un motor clave de la actividad productiva.

De acuerdo con la lectura más reciente, las cosas siguen mejorando. Así se desprende del índice que sobre el tema en cuestión construye mensualmente Fedesarrollo con base en una serie de encuestas. Para la entidad, el dato de diciembre confirma que hay una importante recuperación de la confianza, sobre todo en comparación con lo visto a finales del 2012 y en los días posteriores al paro agrario de agosto pasado.

Pero, más que el número final, es interesante escudriñar por qué se produjo el avance. De tal manera, en el capítulo de expectativas, el sondeo muestra que las personas interrogadas piensan que a su hogar le va a ir un poco menos bien, pero que las condiciones económicas del país, en general, van a ser más propicias que en el pasado reciente.

En contraste, cuando el interrogante se hace sobre el presente, las calificaciones sobre la realidad en el entorno familiar son mucho más entusiastas. Y es que la diferencia entre quienes califican que sus asuntos van bien, frente a los que opinan que no, asciende a casi 22 puntos, seis más que en igual periodo del año antepasado.

Curiosamente, ese comportamiento no es igual en todas las ciudades. De hecho, mientras la confianza de los consumidores aumentó en Bogotá, en el caso de Medellín, Cali y Barranquilla sufrió ligeros retrocesos. Es verdad que en ninguna de las capitales señaladas las variaciones fueron extremas, pero no deja de llamar la atención que no toda el agua corre en el mismo sentido.

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Siga bajando para encontrar más contenido