BRÚJULACada vez peor

La rabia para largo. Así quedó claro en el día de ayer cuando el presidente venezolano, Hugo Chávez, volvió a hablar mal de su colega colombiano, Álvaro Uribe, al reiterar que no tendrá relación con el Gobierno de Colombia, hasta que no haya un cambio de inquilino en la Casa de Nariño. La razón es la incontenible furia ocasionada por la determinación de relevar al mandatario vecino de su rol en un eventual acuerdo humanitario que hubiera permitido una liberación parcial de secuestrados por las Farc.

POR:
noviembre 29 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-29

Y aunque eso no cambia la situación de hace unos días, es evidente el contraste de actitudes a ambos lados de la frontera. Mientras que en Caracas el clima es de confrontación, confirmada no solo por las salidas de tono, sino por el llamado a consultas del embajador en Bogotá, en la capital colombiana la idea es no entrar en enfrentamientos directos, a pesar de las puyas en contra de los regímenes totalitarios. Quizás ello explica la aparente calma de los mercados, sentida en el precio del dólar, pues a pesar de los riesgos derivados de eventuales sanciones comerciales, pesa más lo que ocurra con el real brasileño, tal como sucedió ayer.

Siga bajando para encontrar más contenido