Buen ambiente laboral genera productividad

Un jefe propositivo, un espacio agradable, condiciones laborales estables y actitud, sus ingredientes.

POR:
octubre 21 de 2012 - 05:17 p.m.
2012-10-21

Para toda compañía o jefe de departamento de Recursos Humanos no es un secreto que un buen ambiente laboral, responsable, dinámico, respetuoso y agradable pone la pauta para que la productividad se aumente y la calidad del trabajo se haga visible.
De allí que un clima laboral acorde con las necesidades de sus empleadores y empleados debe responder a un conjunto de características estables a lo largo del tiempo, relativas a las relaciones interpersonales y a las existentes entre las personas y la empresa.
Lo más importante es que exista un verdadero interés de las partes porque esto sea posible y se logren concensos que creen espacios productivos y cordiales.
Aspectos importantes
Cuando hablamos de ambiente laboral, se piensa, de inmediato, en el tema de la remuneración, los compañeros, el jefe, pero influye también, un espacio de trabajo adecuado, dotado de los instrumentos necesarios para un buen desempeño de la labor asignada.
<TB>¿Cuántas veces no visitamos oficinas en donde el mobiliario tiene prácticamente 50 años, la pintura está en pésimas condiciones o la iluminación y ventilación son inadecuadas? Esto, además de generar decepción entre los empleados, comunica a clientes y visitantes un claro desinterés y falta de profesionalismo de esa compañía.
Qué crea un buen clima laboral
Muchos factores influyen para generar espacios agradables de trabajo, como, por ejemplo, un jefe o directivo con alto liderazgo flexible, capacitado y justo, cuya forma organizativa impacta de una u otra forma en el ambiente laboral y, por lo tanto, en la consecución de los objetivos de cada empresa.
Otro aspecto son las relaciones interpersonales y su conexión con el trabajo y sus compañeros, pues sucede que, muchas veces, por una remuneración, las personas realizan actividades que no quieren, y esto lleva a tensiones y dan origen a ambientes tensos y poco fructíferos.
El compromiso personal frente al trabajo y con los compañeros es clave para un trabajo de calidad, mejores ventas y alta productividad, y esto debe ser una actitud propia.
Ahora bien, la organización es el motor de impulso para dar todo de sí, y hacer parte activa de un engranaje laboral.
Una empresa con políticas claras y condiciones comprometidas con el objeto empresarial y sus empleados invita a trabajar con entusiasmo.  

Siga bajando para encontrar más contenido