Un buen balance

La reciente entrega del informe sobre inflación, que el Banco de la República le debe trasmitir trimestralmente al Congreso, contiene importantes revelaciones sobre la marcha de la economía colombiana en la primera parte del 2008. Así, los diferentes agregados muestran un panorama mucho más tranquilizador que el que se preveía en diciembre pasado, a pesar de que aspectos puntuales como la tasa de cambio y la evolución del índice de precios siguen siendo motivo de preocupación. Sin embargo, es claro que ninguna de las predicciones apocalípticas hechas por cuenta de la crisis en los Estados Unidos o la inestabilidad del mercado venezolano, se han convertido en realidad, al menos por ahora. De hecho, la entidad estima que el crecimiento más probable del Producto Interno Bruto sería 5,2 por ciento este año, una cifra inferior a la del 2007, pero por encima de la meta oficial y del promedio de las últimas décadas.

POR:
mayo 15 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-15

Lo ocurrido confirma que el trajinado símil del aterrizaje suave, ya se está viviendo. Tal como lo previeron en su momento las autoridades económicas, se ha venido dando una desaceleración que, aunque no ha estado exenta de inquietudes, ha carecido de vaivenes fuertes. Eso no quiere decir, por supuesto, que todo esté bien. Tal como ha sucedido en las más diversas latitudes, el tema inflacionario continúa siendo fuente de preocupación, debido a los mayores costos de los alimentos y los combustibles. En el caso del país, la alerta llegó a su máximo nivel en febrero cuando ese índice anualizado se situó en 6,4 por ciento, muy superior al objetivo de entre 3,5 y 4,5 por ciento fijado para el 2008. Desde entonces, sin embargo, ha habido una moderación de las alzas, como lo confirmó el 5,7 por ciento correspondiente al cierre de abril. Dicho lo anterior, es obvio que los diferentes componentes de la canasta familiar están subiendo más rápido de lo que se esperaba con lo cual, incluso si hay abundancia en las cosechas, no será fácil volver los parámetros fijados. En consecuencia, a pesar de mantener la meta propuesta, los cálculos del Emisor hablan de un 4,9 por ciento para el año, si bien otros analistas proyectan niveles más altos. En contraste, los hechos han superado a las expectativas en la actividad productiva. Si bien es innegable que sectores claves como la industria, el comercio o la construcción van más lento que en el pasado, también es evidente que no ha habido un frenazo en seco. Eso no desconoce, claro está, que algunas actividades específicas se han resentido por cuenta de la caída de casi 12 por ciento en el precio del dólar desde comienzos de enero. No obstante, el saldo de la coyuntura internacional ha resultado benéfico para el país, pues el menor crecimiento de los Estados Unidos ha sido compensado por los altos precios de las materias primas. De esta manera, la disparada en los precios del petróleo, del carbón y el oro, ha permitido un gran aumento de las exportaciones, con lo cual el país pasó de tener un saldo en rojo en su balanza comercial a un neto a favor. A eso hay que agregarle la impresionante dinámica del mercado venezolano que continúa imparable, sin importar las desavenencias entre Bogotá y Caracas. Gracias al apetito por productos colombianos al otro lado de la frontera, un número importante de productores nacionales ha sorteado la mayor competencia, efecto del fuerte ritmo de las importaciones. También las autoridades se congratulan del resultado de la política de aumento en las tasas de interés que ha servido para moderar la dinámica de la demanda, al tiempo que ha controlado el comportamiento de la cartera de crédito. Más allá de la desaceleración, las encuestas muestran que todavía hay optimismo entre los consumidores y entre los empresarios así, una vez más, el impulso sea menor que en el 2007. Por todo lo anterior, el empleo ha seguido creciendo y la economía es menos vulnerable hacia el futuro. Existen, sin lugar a dudas, motivos de preocupación, pero la realidad es que, en la primera parte del año, en Colombia las cosas van mejor de lo que se esperaba. ''Tanto el Banco de la República como las cifras disponibles muestran que en los primeros meses del 2008, la economía colombiana va mejor de lo que se esperaba”.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido