Buena contravía

Mientras en buena parte del mundo capitalista las bolsas de valores han resultado golpeadas por cuenta de la turbulencia que desde hace casi tres meses ha sacudido a los mercados, Colombia parece ir en contra de la corriente.

POR:
noviembre 23 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-23

Así volvió a quedar confirmado en el día de ayer cuando el Índice General de la Bolsa de Colombia acumuló una variación positiva de 1,3 por ciento en la sesión y llegó a su nivel más alto desde el pasado mes de enero al alcanzar 11.306 puntos. Como producto de ese comportamiento, la valorización promedio de las acciones colombianas en lo corrido del mes ha sido de 6,4 por ciento y en los últimos 12 meses de 9,3 por ciento. En contraste, la Bolsa de Nueva York ha caído 8,1 por ciento en lo que va de noviembre, mientras que la disminución de la de Londres es de 8,4 por ciento. Eso demuestra que en otras latitudes la tendencia ha sido exactamente la contraria. Es decir, después de un buen primer semestre plagado de alzas y en algunos casos de niveles récord, el segundo ha sido de disminuciones en precios y apatía de los inversionistas. ¿Por qué esa dicotomía entre la realidad nacional y la extranjera? Para los conocedores, en el caso de Colombia existieron dos factores determinantes que llevaron al mercado a andar de capa caída durante buena parte del año. El primero fue la política de tasas de interés impulsada por el Banco de la República, con el objetivo central de moderar la demanda interna y la dinámica del crédito para disminuir las presiones inflacionarias. En tal sentido, la experiencia muestra que cuando este fenómeno aparece, los activos de inversión diferentes a los financieros, tienden a desvalorizarse y el mercado local no fue la excepción a esa norma. Pero no menos importante fue la determinación que en su momento limitó la entrada de capitales de corto plazo al mercado de acciones. Aunque es difícil saber el impacto real de la medida, los expertos afirman que parte de la liquidez internacional que habría venido a Colombia prefirió otros destinos, con lo cual hubo una relativa apatía de compradores. La prueba que muchos exhiben es que el volumen de negociaciones diarias que hace un año era de 118.000 millones de pesos cayó a 65.000 millones en octubre pasado, aunque en noviembre ese valor ha subido a 87.000 millones de pesos. Buena parte del cambio en la tendencia reciente tiene que ver con una razón fundamental: los saldos de los balances. Y es que mientras en Estados Unidos y algunos países de Europa soplan vientos de recesión y sectores específicos como el bancario han sido duramente afectados por la llamada crisis de las hipotecas, en lo que tiene que ver con Colombia los resultados son muy buenos, gracias a una economía cuyo crecimiento al final del año debería acercarse al 6,5 por ciento. Eso explica por qué la encuesta de Opinión Financiera de Fedesarrollo, hecha para la Bolsa de Colombia, mostró que en el mes de octubre el 38 por ciento de los administradores de portafolio consideraban que el precio de las acciones estaba subvalorado. No obstante, más allá de los vaivenes en las cotizaciones, hay un claro optimismo en el largo plazo, atado no solo a las perspectivas económicas nacionales, sino a la entrada de nuevos jugadores. Para comenzar, en los últimos días la Bolsa aceptó a tres nuevos emisores de acciones: Alquería, el Banco de Crédito y la Bolsa Nacional Agropecuaria, con lo que se completan seis en lo que va del año, que se agregan a tres más en bonos de deuda corporativa. Eso sin hablar, por supuesto, de la pronta negociación del título de Ecopetrol después del exitoso proceso en el cual casi medio millón de colombianos adquirió acciones de la compañía petrolera por 5,82 billones de pesos. Ese factor, por sí solo, va a dinamizar a la Bolsa haciéndola mucho más cercana al público en general, y abre nuevas oportunidades de familiarización con un mercado que a muchos todavía les resulta extraño, pero cuyo afianzamiento resulta fundamental dentro de cualquier estrategia de desarrollo empresarial. Mientras en gran parte del mundo capitalista las bolsas de valores van de capa caída, la de Colombia ha recuperado el terreno perdido al comenzar el año”.

Siga bajando para encontrar más contenido