Buenaventura, piedra angular del comercio exterior

Pese a ser una zona altamente violenta, se encuentra en la mira de una gran estrategia que busca incrementar el comercio con Asia y países del hemisferio occidental en el Pacífico, incluidos Chile, México, Perú y Estados Unidos, situación que preocupa a sus habitantes.

Finanzas
POR:
agosto 01 de 2015 - 12:48 a.m.
2015-08-01

De Buenaventura se ha dicho que es una de las ciudades más violentas de Suramérica, de mala fama por sus ‘casas de pique’, donde se asesina y descuartiza a las víctimas, y los cuerpos se encuentran después en las calles o los arrastra la marea a las casas sobre pilotes en las barriadas que flanquean las orillas de la contaminada bahía.

Aun así, en las semanas recientes, trabajadores estaban colocando baldosas color de rosa y grises para un paseo peatonal frente a un hotel recién construido y un complejo en condominio con el fin de atraer a ejecutivos internacionales para invertir miles de millones de dólares en la expansión del puerto, con el que se busca contribuir a la economía.

Durante muchos años, en esta zona ha sido frecuente que la gente hable de las dos Colombias. Una es el país de una elite sofisticada, que se enriquece con el comercio internacional y viaja en jet de Bogotá a otras capitales mundiales. La otra es un país de agobiadoras pobreza y violencia, donde reina la anarquía.

En esta ciudad portuaria en el Pacífico, estas dos Colombias están frente a frente causando un impacto crudo.

Buenaventura es el principal puerto del país en el Pacífico, y piedra angular de una estrategia gubernamental para concentrarse en incrementar el comercio con Asia y países del hemisferio occidental en el Pacífico, incluidos Chile, México, Perú y Estados Unidos.

La violencia aquí ha recibido mucha atención. Los fiscales dijeron que el año pasado se encontraron al menos dos cadáveres que mostraban signos de que se había descuartizado a las víctimas cuando todavía estaban vivas. Human Rights Watch, de la organización de defensoría con sede en Nueva York, publicó dos informes recientes en los que denuncia las condiciones en la ciudad.

Se toman medidas

Esta misma violencia hizo que entidades del Gobierno Nacional tomaran medidas al respecto e intervinieran, es así como el año pasado se envió un aluvión de policías y soldados para patrullar calles y se ordenó una inyección de fondos de emergencia.

Tales medidas han generado claras mejorías, pero muchos habitantes y funcionarios temen que sean efímeras si la atención del Gobierno se desvía o si se retira la presencia policial extra.

Por ahora, con el apoyo adicional de las fuerzas Militares se ha reducido el índice de asesinatos en forma significativa, según el coronel Marcelo Russi, quien es el comandante de la Policía desde septiembre. También bajaron las desapariciones.

Sin embargo, son tantos los casos sin resolver en los libros, incluidos los rezagados de más de 400 desapariciones, que los investigadores apenas si han podido hacer mella.

Eje de estrategias y conflictos

Buenaventura es el eje en la estrategia de promover mayor comercio con Asia, la costa del Pacífico de Estados Unidos y América Latina. Sin embargo, la ciudad y las zonas costeras aledañas también son una salida importante para la cocaína y otras drogas que van a Estados Unidos por la costa.

La ciudad fue campo de batalla entre las guerrillas izquierdistas de las Fuerzas Armadas Revolución de Colombia (Farc) y los grupos paramilitares de derecha. Hace varios años, estos sacaron a aquellas de la ciudad y establecieron su control.

Desde entonces, esos grupos se han convertido en organizaciones criminales que viven del narcotráfico y la extorsión, y es frecuente que peleen entre sí por el territorio.

Los fiscales dijeron que muchos asesinatos y desapariciones ocurrieron cuando, sin querer, la gente cruzaba los límites entre territorios de las bandas.

Ese parece haber sido el caso de Carlos Angarita, de 16 años, cuando, en abril del 2014, le dijo a su madre que iba a comprar una ensalada de frutas. Nunca regresó.

Al día siguiente, la familia oyó que se había encontrado el cadáver de un muchacho rubio. Cuando llegaron a la morgue, les mostraron dos enormes bolsas negras de plástico y una blanca pequeña. Las primeras contenían partes del cuerpo y esta última, la cabeza, que pertenecía a Carlos.

Los fiscales dijeron que habían aprehendido a cinco personas en relación con el asesinato de Carlos, incluidos tres menores de 15 años. Explicaron que, habitualmente, las pandillas reclutan a niños para ser asesinos. Gran parte de la violencia está concentrada en los barrios pobres junto al mar, donde la gente vive en desvencijadas casas sobre pilotes en el agua.

Parecen sitios improbables por los que pelearse.

Sin embargo, muchos habitantes dicen que creen que la violencia tiene el propósito de sacarlos de las zonas codiciadas para construir instalaciones portuarias o atracciones costeras para turistas.

El puerto en la ciudad ha atraído grandes inversiones de colombianos y empresas internacionales. Se está erigiendo una nueva terminal para exportar petróleo. y se está edificando un puerto para contenedores. Hay un nuevo parque industrial y una nueva terminal para contenedores y transporte. La cantidad total invertida suma miles de millones de dólares.

Además, funcionarios municipales han planeado desde hace mucho un importante proyecto para desarrollar la costa, donde habría un extenso malecón a lo largo de la bahía para atraer a los turistas. Se requiere la demolición de las casas sobre pilotes y la reubicación de algunos de los habitantes más pobres de la ciudad, para abrirle espacio al proyecto.

El urbanista Wilmar Garcés negó esas acusaciones realizadas por los pobladores, pero reconoció que el ayuntamiento pretendió, alguna vez, reubicar a los habitantes de las casas sobre pilotes para hacer un malecón. Sin embargo, dijo que para un plan maestro no vinculante, aprobado el año pasado, se tenía un enfoque diferente, que permitiría que permanecieran las casas en la costa, mientras que se construiría el malecón más dentro de la bahía.

No obstante, una enorme ilustración a colores del proyecto, que cubría una pared de su oficina, mostraba que el malecón ocuparía el sitio donde ahora están las casas.

Se espera que un bulevar que se estaba construyendo una tarde reciente en el centro de la ciudad, lo conecte algún día con el desarrollo del malecón.

Alexander Micolta, el presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Buenaventura, dijo que mientras que el puerto genera millones de dólares al año en tarifas aduaneras y otros ingresos, la ciudad ve pocos beneficios.

“Si el problema del agua y el drenaje en Buenaventura no está resuelto, entonces, ¿de qué se trata?”, preguntó Micolta.

“Aquí, avanza todo lo que tiene que ver con el puerto. Pero no avanza la ciudad”.

William Neuman
New York Times
Buenaventura