Buenos líderes construyen empresas ganadoras y crean competencias

Mucho se ha hablado del tema del liderazgo, y de cómo un líder verdadero cambia comunidades empresariales y logra mantener negocios en el camino del éxito o restablecerlos.

POR:
septiembre 10 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-09-10

Igualmente, los lineamientos del líderazgo son potencialmente aplicables a cualquier tipo de empresas y como método son principios vigentes. Sin embargo, lo que si cambia y hace la diferencia es la forma de cómo se alcanzan las metas, cómo se llega a los aliados estratégicos, cómo se respeta al cliente y se crean estrategias ganadoras. Esto es una visión que las empresas aplican de manera religiosa, pero, como lo dicen estudiosos del tema como The Walt Disney Company, su propia experiencia y la de muchas compañías se pueden aplicar aun cuando los negocios sean distintos. Sin duda, son lecciones de liderazgo adaptables fácilmente a otras empresas sin importar su tamaño o tipo. Un método ganador Lo primero para construir una compañía líder producto de excelentes CEO es partir de un objeto de negocio sostenible que con seguridad dé para una empresa de largo aliento, porque así se podrá ver como un semillero de dirigentes brillantes, en todas las dependencias del engranaje productivo y de desarrollo. Ahora bien, una visión clara que sea el derrotero de la empresa debe responder a una serie de factores como la economía, las nuevas tecnologías, la salud financiera y la satisfacción del cliente, atendiendo a cuatro objetivos: Cree un propósito como punto de partida significativo. La clave para crear una visión es verla claramente, que se sienta y que transmita. Si no es fuerte y clara no lo será para el resto del equipo y no producirá resultado. Inspire pasión e interés. La meta es ayudar a diferenciar entre tarea y papel. No importa cuál sea la labor que se realice, es importante. El trabajo puede ser barrer las calles, pero el papel es brindar una ciudad agradable para vivir. Guíe la toma de decisiones y la estrategia. Hay que saber hacia dónde se quiere llegar, con una visión clara, que se comunique con pasión, creando un caso de negocio fuerte que con seguridad se vende fácilmente. Transmitir valores. Cuando el líder ha interiorizado la importancia de la visión, le imprime sus valores. Por ello, quienes le siguen como líder se impregnan de ella y la proyectan en su trabajo y en las relaciones empresariales que establece. HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido