Una burbuja que se esconde en la prosperidad de una ciudad

Una burbuja que se esconde en la prosperidad de una ciudad

Finanzas
POR:
abril 09 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-09

Huaxi es una urbe china que cambió la pobreza por construcciones faraónicas.

Bloomberg. El ayuntamiento de Huaxi, en el delta del río Yangtzé, es un orgulloso símbolo de cómo los comunistas chinos adoptaron el capitalismo para sacar a 300 millones de personas de la pobreza en las tres últimas décadas.
Sus líderes tomaron una comunidad rural con chozas de bambú y carros tirados por bueyes en la década de 1970 y la transformaron en una potencia industrial y comercial donde en la actualidad muchos de sus 30.000 habitantes viven en mansiones y la mayoría tiene un automóvil.
El ingreso per cápita de 80.000 yuanes (11.700 dólares) -casi cuatro veces la media nacional- permite a Huaxi afirmar que es la ciudad más rica de China.
Huaxi también es un emblema del auge de la construcción y los bienes raíces del país. Los funcionarios locales del Partido Comunista están construyendo uno de los 30 edificios más altos del mundo, una torre de 328 metros de altura que costará de 2.500 millones de yuanes.
El restaurante giratorio en la parte superior de la llamada Nueva Aldea en el Cielo ofrece vistas panorámicas de arrozales, lagunas para pescar y huertos.
Marc Faber, editor del Gloom, Boom & Doom Report, dice que China se está excediendo. "No tiene sentido que China construya más edificios vacíos y aumente la capacidad en industrias donde ya hay exceso de capacidad", dijo. "Creo que la economía china se desacelerará de manera muy marcada en 2010 y podría incluso irse a pique".
Huaxi tiene en capilla un proyecto más ambicioso: un rascacielos de 538 metros con un costo de 6.000 millones de yuanes que sería el segundo más alto del mundo. El único edificio de más altura es el nuevo Burj Khalifa en Dubái.
Proyectos como estos figuraron en las advertencias que el gerente de fondos de cobertura Jim Chanos hizo en enero cuando dijo que China es Dubái multiplicado por mil.
Los costos de inversiones 'irracionales' en oficinas y centros comerciales vacíos y en infraestructura subutilizada pesarán sobre China, dijo Chanos. "Podríamos descubrir que eso es lo que hará estallar la burbuja china antes de lo esperado".
Si bien la capacidad de recuperación de China ha ayudado a sostener la economía mundial, aumentando la demanda de combustibles y de materias primas, el estallido de una burbuja tendría el efecto contrario.
Las iniciativas gubernamentales tendientes a quitarle a la economía su extraordinario sostén podrían enturbiar los mercados. En enero, el Gobierno central ordenó que los bancos restringieran los préstamos, lo cual hizo retroceder la Bolsa china.
"Si la economía china se frena o se va a pique, lo que aparece es un entorno desastroso para las materias primas industriales", declaró Faber.
En vez de concentrarse en sus actividades esenciales, empresas estatales gigantescas apostaron a los bienes raíces, según Zhang Xin, ex analista de Goldman Sachs y ahora responsable máximo de Soho China Ltd., el mayor promotor inmobiliario en el distrito central de negocios de Pekín.
"Todas las empresas públicas están haciendo subir los precios por las nubes", dijo Zhang a China International Business, revista respaldada por el Ministerio de Comercio de China, en diciembre.

Fórmulas contra la crisis

China desafió la recesión global de los últimos dos años y continuó siendo la economía importante con mayor crecimiento.
El Producto Interno Bruto (PIB) se elevó a 10,7 por ciento en el cuarto trimestre. El Gobierno aportó 4 billones de yuanes en gasto de estímulo y alentó a los bancos a prestar una cantidad récord de 9,59 billones de yuanes el año pasado, en un intento de cubrir la brecha hasta que repunte la demanda de exportaciones o el consumo local despegue.