En busca de los maestros | Finanzas | Economía | Portafolio

En busca de los maestros

En los países que cuentan con los mejores sistemas educativos del mundo, la profesión docente está entre las tres primeras opciones profesionales y la calidad académica de quienes optan por este...

POR:
marzo 17 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-17

Uno de los mayores retos que tiene América Latina es desarrollar sistemas educativos de calidad. Como si se tratara de una pócima contra el subdesarrollo, es común escuchar, que sin un régimen pedagógico eficiente, los países están sentenciados a estancarse.

Sin duda quienes así piensan tienen toda la razón, y la pregunta que cabe hacerse es ¿cómo alcanzar la anhelada excelencia formativa que nos conduzca a la transformación de la sociedad? Con el ánimo de dar respuesta a este interrogante, cientos de académicos en toda la región se han dedicado a elaborar estudios que recomiendan una multiplicidad de acciones. Las recetas sugeridas son de gran variedad, y por lo general desembocan en que el mayor desafío es la eficacia de la enseñanza.

Frente a este punto, la gran mayoría de los órganos de gestión sectorial se preocupan por diseñar currículos 'pólidos' y por evaluar a los estudiantes con distintos grados de rigurosidad, complementando estas medidas con una mejora de la infraestructura escolar, que incorpore herramientas modernas como la tecnología.

Conforme al abanico de planes que se anuncian a diario con bombos y platillos, se ha olvidado que lo más importante para transformar la educación es contar con mejores maestros. Hace poco menos de tres años Mckinsey & Company realizó un valioso análisis sobre los factores de éxito en los mejores sistemas escolares del mundo, denominado How the world's best-performing school systems come out on top, que vale la pena considerar. El principal hallazgo de este trabajo indica que el factor de éxito es la calidad de los docentes, frente a lo cual expresan que "la calidad de un sistema educativo no puede exceder la calidad de sus maestros".

Los países que mejor se desempeñan en las mediciones realizadas se caracterizan por lograr que la gente adecuada se convierta en docente, adelantan programas continuos de capacitación para los pedagogos y se preocupan porque cada alumno reciba la mejor instrucción posible. ¿Cómo se logra esto? Con una cultura, y un conjunto de medidas de política pública que mejore el estatus de la profesión magistral y se preocupe por una rigurosa selección de talento, incentivando las postulaciones a las facultades de pedagogía en los bachilleres de mejor rendimiento, o sencillamente, reclutando a los alumnos de mejor desempeño en dichas facultades.

Países como Finlandia por ejemplo, limitan el número de cupos para las facultades de pedagogía con el fin de asegurar que la oferta de maestros corresponda con la demanda y así filtrar con precisión metodológica la excelencia de quienes se convertirán en educadores profesionales. En cuanto a la compensación de los profesores, los países con mejor rendimiento escolar se caracterizan por un salario inicial similar con los de recién egresados de otras facultades. Igualmente, la continua capacitación y evaluación de los maestros, manteniéndolos actualizados en nuevas tendencias y técnicas de aprendizaje, es otro detonante de éxito.

Tristemente en América Latina estamos aún lejos de esta realidad. En los países que cuentan con los mejores sistemas educativos del mundo, la profesión docente está entre las tres primeras opciones profesionales y la calidad académica de quienes optan por este camino está en el 10 por ciento superior de cada cohorte. Si no mejoramos la calidad de los maestros, las promesas de una mejor educación en la región seguirán siendo otro canto de sirena.

ivanduquemarquez@gmail.com

Siga bajando para encontrar más contenido